Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica vinculará el sueldo variable a la satisfacción del cliente

Alierta avisa que arrebatará el negocio de los datos que ahora manejan los gigantes de Internet

Alierta, durante la presentación del nuevo plan estratégico de Telefónica, "Elegimos todos"
Alierta, durante la presentación del nuevo plan estratégico "Elegimos todos".

Telefónica aumentará el sueldo variable que reciben sus empleados hasta el 20% del total a partir de 2016, y la mitad de esa retribución se vinculará al índice de satisfacción de los clientes, incluyendo los ingresos que se perciban de los mismos. Se une de esta forma a otras empresas como Banco Sabadell o Santander que también fijan parte del sueldo a este baremo. El nuevo plan estratégico de Telefónica presentado ayer prevé triplicar los clientes hasta 2020.

Telefónica se apunta a la estrategia de incentivar a su personal para que trate bien al cliente. Anteriormente, ya lo hicieron el Banco Sabadell, que prevé vincular en torno al 10% de la retribución variable de toda su plantilla a ese baremo a partir de 2016. Y el Santander, que aplica este modelo desde el año pasado, pero solo para calcular el bonus de su cúpula directiva.

Este es uno de los puntos incluidos en el plan estratégico de la compañía hasta 2020, que presentó ayer en Madrid el presidente de Telefónica, César Alierta. Bajo el lema “Elegimos todo”, el objetivo del plan es convertir el grupo en una compañía completamente digital (“Onlife telco”), que conecte personas y máquinas de forma masiva dentro de las posibilidades que ofrecen el Internet de las cosas y el Big data.

La compañía prevé triplicar en los próximos cuatro años el número de accesos de fijo, móvil, banda ancha y televisión, incluyendo máquina a máquina, desde los actuales 300 millones de conexiones, aprovechando el boom del tráfico de datos y la demanda de contenidos.

En este sentido, Alierta avisó que Telefónica se plantea arrebatar a las grandes firmas de Internet el negocio de los datos y de la información de los clientes en los próximos años, para “monetizarla” pero garantizando la privacidad y la seguridad.

En la línea de sus habituales críticas a gigantes como Google o Facebook, el directivo avisó de que el negocio de los datos no puede caer en manos de esas firmas de Internet porque, en su opinión, han demostrado que no tienen interés en asegurar la privacidad, desprecian la propiedad intelectual y no invierten en redes.

El presidente del grupo recordó que en la pasada cumbre que tuvo lugar en París el pasado 27 de octubre, con la presencia de la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés, François Hollande, se sentaron las bases de un proyecto europeo “de hardware y software” para garantizar “la privacidad de los datos y la libertad de los usuarios”, en el que está teniendo una participación clave Telefónica.

“Los clientes tienen que recuperar su soberanía digital, ser dueños de su huella digital y decidir conscientemente qué uso quieren que se haga de sus datos. Telefónica va a garantizar siempre su privacidad y va a hacerlo con seguridad y transparencia. Y todo ello, sobre la base de unos principios de negocio responsable y sostenible”, precisó. En el mundo de los contenidos, Telefónica se plantea como objetivo ser uno de los cuatro primeros grupos mundiales, y el primero en español, según reiteró Alierta.

Alza de la cotización

El nuevo plan estratégico se sustenta en seis elementos claves, tres para la propuesta de valor —conectividad, oferta integral y experiencia de cliente— y tres “habilitadores”, que serán Big Data, digitalización e inversión.

Alierta prometió un crecimiento de los ingresos, que llevan cayendo desde 2010, aunque se han recuperado este año, y un mayor aumento del beneficio bruto operativo (Oibda), así como de la generación de caja. Asimismo, destacó que la compañía va a mantener su nivel de inversión, que en 2015 ha alcanzado un 17% sobre ventas, por encima del 14% que se gastó de media en el periodo 2010-2013.

El presidente de la multinacional española se mostró convencido de que la cotización de la acción, que ha subido un 35%, desde los 9 euros de 2013, crecerá en los próximos años.

La compañía celebra este lunes y martes en Madrid su tradicional encuentro anual de directivos en el que participan 1.200 ejecutivos, y que puede ser seguido por los 125.000 empleados en los 20 países donde está presente a través de conexiones por streaming. La inauguración a cargo de Alierta contó con una puesta en escena muy cinematográfica a imagen u semejanza de los gigantes tecnológicos estadounidenses, con música de Star Wars, drones en el escenario e imágenes de Brave Heart, el héroe escocés encarnado por Mel Gibson

“El mercado está en la higuera”

A Alierta le preocupa que su evangelización sobre el mundo digital no cale en la sociedad pero aún menos en el mercado. Ayer, en la cumbre de directivos volvió a cargar contra los analistas que ignoran en sus informes el potencial de crecimiento de una compañía llamada a liderar la revolución digital en los próximos años.
“El mercado está en la higuera” señaló Alierta a sus directivos a los que confesó que ningún analista le pregunta nunca por ese futuro digital, y por eso la cotización no refleja el verdadero valor del grupo. “No tienen nada que hacer en el mundo digital, están obsoletos”.

Más información