Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alberto Bacó: “Puerto Rico es la mejor puerta de entrada a EEUU”

El secretario de Desarrollo Económico y Comercio de Puerto Rico destaca la baja imposición fiscal para atraer inversiones extranjeras

Alberto Bacó Bagué charla con Miguel Jiménez en el foro "Invertir en Puerto Rico"
Alberto Bacó Bagué charla con Miguel Jiménez en el foro "Invertir en Puerto Rico" en Madrid, el 23 de noviembre de 2015. EL PAÍS

Puerto Rico se encuentra en un momento decisivo. Tras años de problemas con el repago de la deuda, el Estado Libre Asociado a EE UU camina hacia vieja una aspiración: convertirse en la mejor puerta de entrada a territorio estadounidense. El secretario de Desarrollo Económico y Comercio de Puerto Rico, Alberto Bacó Bagué, ha exhibido este lunes, en el marco del foro Invertir en Puerto Rico, organizado por EL PAÍS en Madrid, las oportunidades que ofrece el país para los empresarios españoles y latinoamericanos.

"Puerto Rico equivale a un paraíso fiscal sin serlo", ha apuntado Bacó Bagué en conversación con el subdirector de Información de EL PAÍS, Miguel Jiménez. "En Puerto Rico se valora la estabilidad, la propiedad intelectual, la calidad del capital humano y el conocimiento sobre cómo operan las leyes estadounidenses", ha puntualizado Bacó, al tiempo que destacaba la peculiaridad de una presión fiscal excepcionalmente baja en la isla: del 4%, pero siempre bajo jurisdicción de EE UU. Este "derecho constitucional" permite, según el responsable económico de la isla, que empresas latinoamericanas y españolas tributen –mucho menos– en Puerto Rico pese a vender sus productos en un mercado de las dimensiones del estadounidense.

"Queremos que las empresas, tanto grandes, como medianas y pequeñas, utilicen Puerto Rico como conducto y puerta de entrada a América", ha remarcado. "No tiene sentido para un empresario latinoamericano establecer puerta de entrada en Miami porque a la hora de repatriar beneficios tienen que tributar en el 50% o 55%, teniendo en cuenta el exit tax (el impuesto sobre el capital que abandona EE UU)". El número de firmas que se han acogido a esta oportunidad es "creciente", segun ha afirmado Bacó, que ha relacionado esta variable con la reciente reducción de la tasa de paro del 16,5% a un 11,4%. La isla se fija como modelo, según el secretario de Desarrollo Económico y Comercio, en tres ejemplos mundiales: Singapur, Hong Kong e Irlanda.

El país caribeño, Estado Libre Asociado a Estados Unidos desde 1952, lleva años en recesión, ahogado por la contracción fiscal y un pasivo de 72.000 millones de dólares (unos 67.000 millones de euros). Se trata del "nudo gordiano que en los últimos años ha agobiado a los puertorriqueños", ha reconocido Bacó Bagué, quien ha añadido que, pese a la crisis, los políticos y el pueblo puertorriqueño han aprendido de los errores del pasado: "La difícil situación fiscal ha representado un beneficio colateral, porque hemos aprendido que los gastos no pueden sobrepasar los ingresos. Puerto Rico es hoy en día un país que ha reconocido su problema y que está cerca de salir fortalecido de la crisis fiscal”, cuya única solución podrá ser la reestructuración de la deuda, ha reiterado Bacó. El Gobierno puertorriqueño pronostica que, una vez concluido el proceso de reestructuración de la deuda –"creo que podemos tener acuerdo básico en 2 o 3 meses"–, el crecimiento económico de la isla volverá al 5% o 6%.

Los factores de éxito de la economía puertorriqueña en el futuro, ha afirmado el secretario de Desarrollo Económico y Comercio de Puerto Rico, serán tanto su posición geográfica como su integración en el mercado estadounidense. En este sentido, Bacó Bagué ha asegurado que el reciente deshielo diplomático entre Washington y La Habana favorecerá la economía de su país: "Cuba representa una gran oportunidad para Puerto Rico. La región va a crecer y los cubanos viajarán y harán negocios fuera de su país. Asimismo, el empresario cubano querrá entrar en el mercado estadounidense y podrá aprovechar la experiencia de los puertorriqueños en este ámbito".

El Gobierno puertorriqueño también está decidido a convertir en oportunidad uno de los problemas más acuciantes que azotan a la economía de la isla: la emigración hacia EE UU. "La diáspora es una fuente adicional de recursos humanos; queremos que vuelvan a Puerto Rico", ha aseverado Bacó. Los últimos cálculos sitúan en más de cinco millones el número de puertorriqueños que residen en territorio estadounidense.

En el plano cultural, Bacó ha subrayado que Puerto Rico no solo es biligüe, como tradicionalmente se le considera en el extranjero, sino bicultural. "El puertorriqueño se ha desarrollado en el ambiente norteamericano de hacer negocios, pero culturalmente es latinoamericano". A este hecho hay que sumar la "potencia" del sistema educativo, con universidades destacadas en ciencia, tecnología y ciencia por las que pasan más de 20.000 estudiantes cada año.

El secretario de Desarrollo Económico y Comercio de Puerto Rico ha concluido su intervención destacando la importancia de la reapertura de un vuelo de Iberia directo entre Madrid y San Juan. "Es una gran noticia", ha explicado Bacó Bagué, reiterando que la economía del país caribeño no solo destaca por el sector turismo, sino que está en la vanguardia en ámbitos comerciales como el de los servicios, de las empresas manufactureras, de la industria farmacéutica. El acto, celebrado en la Casa de América de Madrid, ha contado con el patrocinio de Iberia, Abertis, Mapfre y MC21 Corporation.

Más información