Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volkswagen pierde cuota en el mercado europeo de coches

El grupo alemán retrocede en casi un punto porcentual en octubre al vender un 0,5% menos

Una imagen del logo del grupo Volkswagen
Una imagen del logo del grupo Volkswagen que hay en la sede central de la empresa en Wolfsburgo. AP

Uno de cada cuatro coches que se vendieron en octubre en Europa es un Volkswagen, un Seat, un Skoda o un Audi, en definitiva, un automóvil fabricado por el grupo Volkswagen. En principio, un porcentaje alto, el 25,1%, pero que ha retrocedido. Hace un año el porcentaje era casi del 26%, según ACEA, la asociación europea de fabricantes de automóviles. El retroceso de octubre es mayor que el acumulado durante el año, de apenas cuatro décimas, del 25,3% al 24,9%. 

El mes pasado en toda la Unión Europea se vendieron 1.104.868 coches en toda la Unión Europea, un 2,9% más que en el mismo mes del año anterior. Este incremento supuso un freno respecto al ritmo observado durante 2015, en el que el mercado de automóviles ha venido creciendo a un ritmo del 8,2%.

El retroceso de Volkswagen, que vive inmersa en una crisis mayúscula desde que a finales de septiembre admitió que había trucado los motores de varios de sus modelos diésel para que aparentaran menores emisiones en los controles, no es el único. Otros grandes fabricantes, con gran peso específico en este mercado (aunque a mucha distancia del alemán) también retrocedieron. Fue el caso de PSA (Peugeot y Citroën), de Renault, de Ford y de Opel. Aunque ninguno de ellos perdió como lo hizo Volkswagen. La cuota perdida por estos fabricantes benefició a BMW, Daimler, Nissan o Mazada.

En los datos divulgados por ACEA se mantiene el ritmo observado en lo que va de año. No solo por el aumento del 8,2% en las matriculaciones, sino porque también se ve que la mayoría de los mercados europeas crecen a un ritmo significativamente alto. En ellos destaca Chipre, Irlanda, Portugal y España, países donde los incrementos superan el 20%.

Entre los 28 países de la Unión, solo hay tres en los que las ventas de automóviles retroceden: Austria, Estonia y Luxemburgo. Finlandia, por su parte, tiene un comportamiento plano. Ninguno de estos países tiene un gran peso específico en el mercado europeo conjunto. De este grupo, solo Austria supera los 200.000 coches matriculados.

Más información