Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paro sube en 82.327 personas en octubre y se sitúa en 4,1 millones

La afiliación crece en octubre en 31.652 cotizantes y alcanza los 17,2 millones

Paro octubre

A falta de poco más de un mes para las elecciones generales, el mercado laboral dio en octubre una de cal y una de arena. Subió el paro en 82.327 desempleados y el número de personas registradas en las oficinas públicas se situó en 4.176.369. En cambio, creció la afiliación a la Seguridad Social en una media mensual de 31.652, hasta llegar a los 17.221.467, gracias de nuevo sobre todo a los contratos temporales. El aumento de la afiliación llegó principalmente por el tirón de la educación con el comienzo del curso, que ganó 115.000 cotizantes.

Mariano Rajoy confía en que el discurso de la recuperación económica cale para que el electorado apueste por él y por su partido el próximo 20 de diciembre. Pero que se celebren las elecciones bien entrado otoño puede complicar ese discurso. Los datos divulgados por el Ministerio de Empleo son una prueba: la Seguridad Social ganó 31.652 afiliados, pero el paro, probablemente el dato que antes viene a la mente cuando se habla del mercado laboral, creció en 82.327 personas.

Octubre es tradicionalmente un mal mes y así lo admitió la ministra Fátima Báñez nada más conocerse los datos: “Octubre siempre ha sido malo para el empleo. Es una subida estacional, normal por el mes del que se trata”. Antes de que se celebren las elecciones, todavía hay una cita más con los datos del mercado laboral: el paro registrado y la afiliación del actual mes. Noviembre no suele ser bueno. No lo ha sido durante la crisis. Aunque en los dos años anteriores, en que la recuperación ha ido a buen ritmo, el paro ha bajado. Y el pasado, la Seguridad Social ganó 5.000 afiliados.

Si el comportamiento en 2015 fuera similar al de 2014, el número de trabajadores en alta en el instituto previsor antes de las elecciones quedaría en un nivel similar al de diciembre de 2011, cuando Rajoy llegó a La Moncloa. Con una diferencia significativa: si hace cuatro años España se encontraba en medio de una recesión que hundía día a día su mercado laboral, ahora está en una senda ascendente que le ha llevado en el último año a ganar un 3,18% de afiliados y perder un 7,7% de parados registrados.

Esto también se aprecia en los datos desestacionalizados (cuando a los datos brutos se les quitan los efectos de la temporada turística, las campañas agrícolas y otros altibajos propios del calendario). En el caso de la Seguridad Social, los cotizantes crecieron en 35.000 en octubre, y en el del desempleo, se contabilizaron 6.727 personas menos.

No obstante, en las fotos fijas los cambios no son favorables, aunque las cifras acumuladas puedan resultar similares. En diciembre de 2011, los indefinidos a jornada completa sumaban 6,7 millones de trabajadores. En octubre quedaron medio millón por debajo de esa cifra.

La caída del empleo indefinido se ha visto compensada en ese tiempo, en buena medida, por los empleos por horas. En octubre los indefinidos con jornada parcial ascendían a una media de afiliados de 1,4 millones, 131.000 más que hace cuatro años. Los temporales a media jornada sumaban a 1,416 millones, unos 140.000 más. Por ramas de actividad, el incremento de afiliación en el mes de octubre se debe en gran medida a la marcha de la educación, que creció en casi 115.000 cotizantes. En cambio, la Seguridad Social también notó el final de la temporada turística y vacacional: la hostelería y la sanidad perdieron trabajadores dados de alta.

Contratación a bajo ritmo Por lo que respecta a la contratación, el mes pasado creció al menor ritmo de todo el año. Los 1,7 millones de contratos firmados suponen un incremento del 3,43% respecto al mismo mes de 2014. El incremento fue incluso menor entre los contratos indefinidos, y los 151.000 firmados suponen el 8,6% del total.

Para la patronal CEOE, los datos conocidos “muestran una mejora de nuestro mercado de trabajo” que espera se consolide durante el otoño. Los sindicatos, en cambio, mostraron un tono más crítico. UGT afirmó que las cifras conocidas muestran que “la contratación está plagada de temporalidad, parcialidad involuntaria y subempleo”. CC OO, por su parte, reclamó “un cambio en la estructura productiva que saque a la economía española de su patrón tradicional de crecimiento de bajo valor añadido, sin industria, empleo inestable y salarios bajos”.

Más información