Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Popular gana un 8% menos, con caída de todos los márgenes

El banco no retira las ‘cláusulas suelo’ “porque son transparentes”

El consejero delegado del Banco Popular, Francisco Gómez.
El consejero delegado del Banco Popular, Francisco Gómez. EFE

El Banco Popular sigue realizando su pesada digestión de la enorme cantidad de ladrillo que se quedó en su balance. "Los bajos tipos de interés, el exceso de regulación, la ausencia de resultados extraordinarios y la fuerte competencia" presionaron las cuentas de la entidad hasta septiembre, según admitió Francisco Gómez, el consejero delegado.

El resultado es que cayeron todos los márgenes de la cuenta, hasta llegar al beneficio de 278 millones, un 8% menos. El año pasado vendieron el negocio de consumo de Citigroup en España y el negocio de tarjetas. Las provisiones cayeron, pese a que las coberturas de la morosidad están en el 54%, más bajas que la media del sector. El consejero delegado apuntó que "las garantías adicionales que tienen los créditos hacen innecesario elevar las coberturas, como le hemos explicado al Banco Central Europeo".

La rentabilidad sobre recursos propios ha caído hasta el 2,91%, algo que incomoda a la dirección del banco. Gómez dijo que intentarán estar "en el 8% o el 10% lo antes posible", un objetivo ambicioso.

El número dos de la entidad aseguró que esperan terminar el ejercicio cumpliendo su objetivo: ganar 400 millones y afirmó que el BCE no les ha pedido que anulen el dividendo. Destacó que, pese a que el crédito total cayó un 1,5% por el descenso de las hipotecas, "estamos ganando cuota en los segmentos más importantes de nuestro negocio, en pymes y particulares de segmento medio alto".

Gómez también resaltó que ha bajado, por primera vez, el número de inmuebles adjudicados por impaga y que en 2015 venderán 2.000 viviendas. "El mercado se está recuperando y el Popular será uno de los bancos que más se beneficie de esta situación", anticipó el consejero delegado.

Hasta final de septiembre la cotización del Popular cayó un 32,2%, lo que redujo el valor bursátil de la entidad hasta los 7.023 millones. Preguntado por si pueden ser objeto de una opa, Gómez respondió que "el mercado es libre, pero no lo veo probable". Sobre la posibilidad de realizar compras, repitió que solo las harían si el Popular lidera la operación "y ofrece muchas ventajas para el accionista del banco".

Respecto a las cláusulas suelo, Gómez afirmó que no las van a quitar "porque son transparentes y los notarios se las leyeron a los clientes", aunque admitió que negocian con algunos clientes que piden su retirada. Si tuvieran que anularlas por una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE, "el efecto sería de una rebaja de ocho millones anuales".