Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Competencia propone liberalizar las farmacias

Recomienda el fin de las distancias mínimas y que se puedan vender medicamentos sin recetas en supermercados y gasolineras

Una farmacia dispensa medicamentos.
Una farmacia dispensa medicamentos.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha pedido este miércoles importantes cambios para liberalizar el sector farmacéutico. Entre las recomendaciones del informe publicado por el organismo está eliminar las restricciones de acceso, es decir, el fin de las distancias mínimas obligatorias entre farmacias y respecto a los centros de salud, y acabar con los módulos de población, requisito que establece que debe haber un mínimo de población para la apertura de una farmacia.

Las medidas propuestas van más allá: la CNMC pide que se permita la venta de medicamentos no sujetos a prescripción médica a otros establecimientos tanto presencialmente como a través de páginas web, siempre que se realice por un técnico competente que garantice los intereses públicos afectados, sin necesidad de que el mismo sea propietario de la página web ni de una oficina de farmacia física. 

Competencia recuerda que en diversos países europeos, como Alemania, Reino Unido, Holanda o Irlanda, entre otros, los medicamentos no sujetos a prescripción médica pueden adquirirse en establecimientos distintos de las oficinas de farmacia como, por ejemplo, supermercados, tiendas de comestibles, drugstores o gasolineras.

También propone la supresión del requisito de que los propietarios y titulares de farmacias sean exclusivamente farmacéuticos colegiados y recomienda que se pueda ser dueño de más de una farmacia, así como eliminar la restricción a la integración vertical de las farmacias, por ejemplo con la distribución mayorista.

Además, asegurado el cumplimiento de los horarios mínimos de apertura y los turnos de guardia establecidos para garantizar la adecuada atención farmacéutica de la población, se propone la eliminación de los obstáculos, bien de carácter regulatorio o de carácter administrativo, que dificultan en la normativa o en la práctica, la ampliación voluntaria de horario por parte de las oficinas de farmacia que así lo deseen.

Por último, Competencia reclama la supresión del requisito de colegiación obligatoria para titulares y farmacéuticos, que la facturación y cobro de recetas oficiales se abra también a profesionales no colegiados, la eliminación de restricciones de publicidad, y a los requisitos en los concursos de méritos para la apertura de nuevos establecimientos.

Según la CNMC, las normas actuales "perjudican a los pacientes como consumidores de estos productos, incrementan el coste de aprovisionamiento del sector público y reducen el bienestar general". Las conclusiones llegan después de que realizara un estudio de 152 páginas sobre el mercado de distribución mayorista de medicamentos en España. En él, se analizan las restricciones a la competencia impuestas por la actual regulación. El organismo dice que en sus recomendaciones ha tenido en cuenta la "mejora de la eficiencia económica en la distribución de medicamentos, manteniendo o mejorando los niveles actuales de protección de la salud pública".

Competencia señala en su análisis económico que el modelo de acceso al mercado adoptado en todas las Comunidades Autónomas, a excepción de Navarra, que establece el número máximo autorizado de farmacias por población, "está limitando la apertura de farmacias e impidiendo la competencia en muchos municipios".

Las autoridades de Competencia españolas llevan al menos 20 años pidiendo una mayor liberalización del sector, pero se han dado poco pasos al respecto. Algunos productos, como la leche para bebés, dejaron de ser su exclusiva y se ha avanzado en algunas ciudades en la flexibilización de horarios, pero el modelo sigue casi intacto desde las llamadas a la liberalización de Amadeo Petitbó, presidente del Tribunal de defensa de la Competencia, de finales del siglo pasado.

El Gobierno lo rechaza

Tras conocer el informe, Sanidad ha rechazado este miércoles la propuesta liberalizadora de de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). El Gobierno rechaza  permitir la venta de medicamentos con receta por internet y la supresión de la obligatoriedad de estar colegiado, al considerar que ello pondría en riesgo la salud de los ciudadanos, pese a que esa posibilidad existe en numerosos países.

En un comunicado, el Ministerio de Sanidad ha señalado que, al no estar garantizada la asistencia profesional, ese tipo de prácticas, además de ser un riesgo para la salud de las personas, fomentaría prácticas fraudulentas como la venta de medicamentos falsificados.

El departamento dirigido por Alfonso Alonso defiende el modelo actual que está avalado por los tribunales españoles y europeos, ha insistido Sanidad, que ha recordado que para ser titular de una oficina de farmacia hace falta ser farmacéutico y la propiedad del establecimiento está regulado por las autonomías y la legislación.

En la actualidad, la venta de medicamentos por internet es legal solo para farmacias acreditadas.

Por su parte, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos ha recalcado en una nota recogida por Efe que el modelo de farmacia español ha sido motivo de varias sentencias por el Tribunal Europeo de Justicia, en las que se ha establecido que no es contraria al derecho de la UE y está justificada al ser beneficiosa para los ciudadanos y el Sistema Nacional de Salud.

Más información