Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno adjudica canales de TDT a Atresmedia, Mediaset y Real Madrid

Las licencias en tecnología convencional han recaído en 13 TV, Secuoya y Radio Blanca

El Consejo de Ministro ha adjudicado este viernes tres canales de televisión digital terrestre (TDT) en alta definición al Real Madrid, Atresmedia y Mediaset y otorgó tres licencias en calidad estándar a 13 TV, propiedad de la Conferencia Episcopal; Radio Blanca, que gestiona la emisora musical Kiss TV, y Central Broadcaster Media, cuya matriz, la productora Secuoya, ha obtenido contratos millonarios de las televisiones autonómicas gestionadas por el PP. El Gobierno ha dejado fuera a los grupos Vocento y PRISA así como a la cadena de grandes almacenes El Corte Inglés.

Con las seis nuevas licencias adjudicadas el viernes, serán 21 los canales privados que emitan en abierto para todo el territorio. Más de la mitad de la oferta de TDT estará gestionada por dos consorcios: Mediaset, que explotará siete señales, y Atresmedia, que gestionará seis. Ambos operadores cuentan además con la ventaja de que uno los canales de sus respectivos grupos será en alta definición, una tecnología que permite una mayor calidad de imagen y sonido y, por tanto, consume más espacio radioléctrico. Con esta decisión, el Gobierno refuerza el duopolio audiovisual.

Contra estas adjudicaciones, el grupo PRISA (editor de EL PAÍS) ha presentado alegaciones ante el Consejo de Ministros y la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información —organismo dependiente de Industria— por entender que son contrarias a diversas directivas comunitarias y tratados de la Unión Europea y vulneran las propias bases del concurso, que abogan por la competencia y el pluralismo.

El titular de Industria, José Manuel Soria, afirmó que las ofertas se han valorado basándose en “los mismos criterios” e insistió en que se ha seguido lo estipulado en el pliego del concurso. En el caso de los canales en calidad estándar, dijo, se han puntuado fundamentalmente “los aspectos relativos a mejora del pluralismo y de la expresión libre de ideas y corrientes de opinión, mientras que en el caso de los canales en alta definición se ha valorado la oferta de una programación que contenga contenidos de alta calidad de imagen y sonido y la oferta de servicios innovadores”.

Industria convocó el 17 de abril un concurso que planteaba como objetivos el impulso de los contenidos de calidad y “una mayor representatividad de los plurales intereses y corrientes de opinión de la sociedad”. Sin embargo, ha optado por incrementar la oferta de canales ya existentes, una decisión que no fomenta la competencia ni amplía el pluralismo, toda vez que Atresmedia y Mediaset suman casi el 60% de la audiencia y el 90% de la facturación publicitaria del sector.

Tampoco favorece el pluralismo la licencia en alta definición adjudicada al Real Madrid. Este club de fútbol emite en las plataformas de pago una señal dedicada exclusivamente a la historia y las actividades deportivas y sociales del equipo blanco.

Para los canales en tecnología estándar el Gobierno ha elegido a 13 TV, la marca impulsada por la Conferencia Episcopal, que actualmente emite a través de una frecuencia alquilada a Unidad Editorial (editor de El Mundo), cuya segunda licencia está arrendada a Discovery.

De los dos canales a los que aspiraba, Secuoya ha obtenido una frecuencia. Esta productora se ha hecho fuerte gracias a los contratos de prestación de servicios con los entes autonómicos. Con el Gobierno murciano (PP) ha firmado un acuerdo para gestionar durante seis años la televisión pública por 72 millones de euros. Ha producido, asimismo, programas para TVE como Así de claro, presentado por Ernesto Sáenz de Buruaga, o la serie Víctor Ros.

Radio Blanca, propiedad del empresario Blas Herrero, obtiene licencia de ámbito estatal, que se une a las dos que le fueron adjudicadas por el Gobierno de Esperanza Aguirre en 2005. Herrero optó también a un canal nacional aquel año en el concurso que se resolvió a favor de La Sexta.

Todas las licencias tienen un periodo de 15 años renovables y las emisiones deberán comenzar en un plazo de seis meses.

Un sector "atado"

La concentración de canales en manos de Atresmedia y Mediaset restringe la competencia y agrava el duoplio televisivo en el mercado de la publicidad, como han denunciado las autoridades españolas de la competencia.

Para la dirigente socialista María González el PP “quiere dejar atado y bien atado el panorama televisivo” antes de las elecciones legislativas del 20 de diciembre “por puro interés partidista”. La concesión de licencias en plena precampaña evidencia “una actitud claramente antidemocrática, partidista, sectaria y monolítica por parte del Gobierno”.