Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania ayudará a Volkswagen por “sus empleados, no por los directivos”

"Los que han provocado el escándalo han hecho mucho daño al país", ha afirmado en Madrid el vicecanciller Sigmar Gabriel

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el vicecanciller alemán Sigmar Gabriel, este viernes en la sede de la empresa Siemens en Tres Cantos.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el vicecanciller alemán Sigmar Gabriel, este viernes en la sede de la empresa Siemens en Tres Cantos.

El escándalo del Grupo Volkswagen persigue a los políticos alemanes allá donde vayan. El vicecanciller Sigmar Gabriel, líder del SPD, ha visitado este viernes Madrid y no ha podido esquivar las preguntas de los periodistas sobre si habrá represalias ahora del Gobierno contra la empresa automovilística. "Debemos pensar en los miles de empleados de Volkswagen. Tenemos que ayudar a la compañía por sus empleados, no por sus directivos", ha comentado el representante del Ejecutivo germano, que ha recorrido esta mañana las instalaciones que Siemens tiene en Tres Cantos (Madrid). Allí, junto a él, ha estado el secretario general de los socialistas españoles, Pedro Sánchez, que también ha abordado el tema: "Nosotros hemos pedido la comparecencia del ministro de Industria en el Congreso para que aclare la posición del Gobierno español. Pero nos ha tranquilizado que Volkswagen mantenga su compromiso con España".

"Los que han provocado [este fraude] han hecho mucho daño a la marca Alemania", ha continuado Gabriel en el mismo día en que Bruselas ha cerrado filas en torno al Ejecutivo encabezado por Angela Merkel. "Todos [los ministros de Industria] confiamos en la gestión del Gobierno alemán en esta crisis", ha recalcado este viernes la comisaria de Industria y Mercado Interior, Elzbieta Bienkowska. "Hay que buscar a los responsables de este escándalo e indemnizar a los usuarios", ha remachado el vicecanciller en Madrid, donde ha insistido en que la investigación sobre las emisiones no puede transformarse en una campaña contra la industria alemana en su conjunto.

En ese sentido, Gabriel ha valorado la investigación "de fondo" impulsada por el Gobierno germano y ha subrayado, paralelamente, que era preferible a una auditaría rápida. De hecho, ante la posibilidad de que las pesquisas duren meses, el líder del SPD ha señalado que lo importante es que se encuentren a "todos los responsables". "Los empleados de Volkswagen, que suman más de medio millón en todo el mundo, no deben pagar el precio del escándalo", ha concluido.

Más información