Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las viviendas de Solvia se encarecen casi un 4%

La inmobiliaria de Banco Sabadell considera que la generación de entre 25 y 44 años propiciará la vuelta a la construcción de casas

Stand de venta de viviendas de Solvia. Ampliar foto
Stand de venta de viviendas de Solvia.

Los precios de venta de viviendas de Solvia, la inmobiliaria de Banco Sabadell, crecieron un 3,93% entre enero y mayo de este año en relación con el mismo periodo de 2014, mientras que el importe de esas transacciones aumentó un 15,96%. Así se recoge en Solvia Market View.

Por provincias, Alicante se consolidó como el primer mercado residencial de la compañía, con el 21% de las ventas, seguido de Valencia, con el 16%, y de Murcia, con el 10%. El perfil del comprador de vivienda de la compañía es un profesional de alta estabilidad económica con una media de edad de 44,2 años. Además, se pagan al contado un 50% de las transacciones, fundamentalmente las de menor valor.

El informe, presentado por el director general de Solvia, Javier García del Río, es el primero en el que la compañía analiza el proceso de reestructuración y cambio en el que está inmerso el sector inmobiliario. Según Solvia, la falta de oferta en determinadas zonas, que son principalmente las más pujantes (Barcelona y Madrid para primera vivienda, y Costa del Sol y Levante para segunda residencia), la existencia de una importante demanda embalsada, la mejora del mercado laboral y la existencia a corto plazo de una de las generaciones jóvenes más numerosas de la historia de España (población entre 25-44 años), configuran un escenario favorable para la vuelta al desarrollo de vivienda. Se estima una producción anual de entre 150.000 y 200.000 viviendas hasta 2020.

En el regreso a la producción de nuevas viviendas el foco estará en adaptar las casas a las nuevas necesidades de los compradores (sostenible, domótica, personalizada, más servicios, adaptada al ciclo vital...), y en contener los costes para ofrecer precios de venta ajustados a este nuevo mercado. Debido a la escasez de producto nuevo de calidad en ciertas zonas, el precio de la vivienda nueva ya crece a un ritmo del 4% (INE), hito que no sucedía desde 2008.

La actividad promotora se reactiva y en el caso de mercados con demanda consolidada, escasez de producto, economía diversificada y demanda de no residente elevada (Madrid, Barcelona, Costa del Sol, Baleares...), se esperan leves e, incluso, moderadas subidas en los precios, recoge el informe.

También en las compraventas. Se observa una tendencia al alza en el conjunto de las transacciones en 2015, con un aumento de las compraventas de vivienda usada (+9%), en detrimento de la vivienda nueva (-18%). El valor medio por transacción crece por primera vez desde el año 2010, con un avance de un +1,4% (135.400 euros), en un mercado cuyo volumen total es de 47.000 millones de euros.

Tras siete años de caídas, el número de hipotecas constituidas crece en numero e importe, partiendo de una base de clientes con un perfil más selecto y solvente, que debe ir ampliándose a partir de una consolidación en la mejora de la economía y del mercado laboral, que llevará al mercado a normalizarse a partir de 2015, apunta la inmobiliaria. El número de nuevas hipotecas crece un 19,7%. Madrid, Cataluña y Andalucía han liderado este crecimiento.

La inmobiliaria cree que la restricción para obtener financiación, junto a cambios sociodemográcos (atomización hogares, aumento movilidad, cambio cultural, profesionalización del sector...) harán converger las cuotas de vivienda en alquiler hacia estándares europeos (30%). Se prevé la recuperación de la rentabilidad del alquiler a valores en torno al 5% por la caída de precios.

Barcelona, Madrid y las islas son los principales mercados de alquiler, en una tendencia que debería consolidarse hacia otros mercados en los próximos años, con la entrada de nuevos jugadores que profesionalicen y aporten dinamismo a este mercado. Solvia espera que las Socimi, vehículos de inversión para la adquisición de activos destinados a alquiler, entren en el segmento de la vivienda residencial, aprovechando la progresiva maduración en el mercado del alquiler.

Por tipología de promotor, se reduce el peso del promotor como persona física y ganan peso las sociedades mercantiles (empresas promotoras), debido a la necesidad de fondos propios para la compra de suelo. En el nuevo tablero de juego existe una mayor concentración de la propiedad en manos de las entidades financieras que comercializan a traves de los servicers, siendo estos responsables del 50% de las ventas al propietario final, si bien las ventas entre particulares repuntan un 35% en 2015.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >