Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un buen salario para la vejez

La oferta de planes de pensiones por parte de la empresa ayuda a atraer el talento

Publicidad de planes de pensiones en el escaparate de una oficina bancaria en Madrid.
Publicidad de planes de pensiones en el escaparate de una oficina bancaria en Madrid.

El ahorro para la jubilación es una gran consigna frente a la incertidumbre que ha dejado la estela de la crisis. Al mismo tiempo, las perspectivas de que el sistema de pensiones no sea compatible con una población que vive cada vez más tiempo y que tiene cada vez menos hijos, ha empezado a calar entre los demandantes de empleo, para los que una empresa con un buen plan de pensiones es preferible. “Sin alarma, pero hay que ser realista”, apunta el profesor de Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), Julio Fernández, “el sistema de pensiones es sostenible a lo sumo ocho años, cuando se jubile la generación del baby-boom. Todos debemos tomar conciencia de ello”, añade.

La cruda realidad

Una cosa son las demandas y criterios de los empleados a la hora de elegir o cambiar de empresa y otra, muy distinta, los beneficios sociales que realmente brindan las compañías. Una situación motivada en buena parte, según el profesor del IEB, Julio Fernández, “porque las aportaciones a los planes de empleo hasta diciembre de 2014 se consideraban un salario diferido, mientras que ahora pasarán a engrosar la base de cotización de los empleados, lo que supone un gasto extra para el empleador del 28% en las aportaciones y del 6% para el empleado”. A día de hoy el 55% de las firmas ofrecen a sus empleados una retribución variable en función de objetivos y tan sólo el 21% de trabajadores confiesa tener un plan de pensiones con contribución de la empresa, una cifra aún menor (16%) cuando el plan de pensiones no cuenta con el respaldo de la compañía. La cobertura médica privada sólo es ofertada por un 44% de las firmas presentes en España, mientras que el seguro de vida sólo está disponible en el 31% de las empresas. “Existe un claro déficit entre las necesidades de los ciudadanos en materia de previsión social y los beneficios sociales de la empresa”, apunta el directivo de Michael Page, Ferrán Aguiló.

Entre los demandantes de empleo en España, ya el 53% considera “fundamental” contar con un plan de pensiones de empresa a la hora de elegir un trabajo, según concluye el Estudio de Preparación para la Jubilación de 2015, realizado a nivel mundial por la aseguradora Aegon. Y es que las empresas han de implicarse más en los sistemas de previsión social de sus empleados ante cifras como las de la Dirección General de Seguros que confirman una disminución de 13.644 partícipes en el primer trimestre de 2015. No obstante, el mercado se reanima y las posibilidades de acceder a nuevas contrataciones son muchas.

Ferrán Aguiló, senior manager de Michael Page, confirma que “sigue la tendencia ascendente de contrataciones. Los perfiles financieros se mantienen y despuntan los técnicos y comerciales. El sector industrial está muy en auge. Los comerciales más buscados son especialistas en una tipología de producto y mercado concreto, que conozcan sus ventajas y defectos, que tengan una red de contactos, que hayan visitado ferias sectoriales y que conozcan a fondo a sus competidores. Hoy las empresas compiten por servicio y calidad y no por coste”.

Ell 46% de las empresas, según el Informe Infoempleo Adecco, contratará trabajadores en función de la evolución de la economía. El 65% planea aumentar su plantilla durante este año. Las contrataciones previstas se refieren a mandos intermedios (33%), perfiles técnicos y directivos (21%), área legal (47%) y recursos humanos (43%).

En este marco de las nuevas contrataciones los planes de pensiones con contribución de la empresa son especialmente valorados en el estudio de Aegon. “Hay una mayor conciencia de la importancia del ahorro para la jubilación”, señala Jaime Kirkpatrick, consejero delegado de Aegon España. “Las empresas pueden ser grandes aliadas del ahorro, ya que pueden ofrecer a sus empleados diversas opciones que les ayuden a planificar de una manera más eficiente su futuro financiero”, añade.

Evolución del número de partícipes en Planes de Empleo

MEDIDAS OFICIALES

En esta línea Julio Fernández da un paso más al asegurar que “se está debatiendo ya en el Consejo de Ministros la obligatoriedad de que el empleador suscriba planes de previsión de empleo o de pensiones para los trabajadores. Una noticia excelente ya que en España se puede hablar de una cierta mentalidad ahorradora pero también de una muy baja cultura previsora”. Una aseveración que apoya en su totalidad el ejecutivo de Mapfre Ángel González: “las pensiones van a sufrir paulatinos recortes y hay que concienciarse a nivel global de que para mantener el mismo nivel de vida tras la jubilación es imprescindible constituir un capital privado”.

La encuesta sobre La jubilación y hábitos de ahorro en España, realizada por el Instituto BBVA de Pensiones, señala que el ahorro con vistas a la jubilación es considerado una necesidad por el 86% de la población aunque solo lo consigan en el 24% de los casos. Otros datos interesantes de la encuesta revelan que el 57% de quienes ahorran para la jubilación lo hacen sin tener un plan definido y el 77% manifiestan ahorrar mensualmente mientras que un 10% solo lo hace de forma esporádica. La población española que ahorra para la jubilación comienza a hacerlo a los 32,8 años de media.

A pesar de que el 48% de los españoles confiese en esta encuesta estar “muy poco seguro” de sus decisiones financieras relacionadas con la jubilación, “es un hecho que la mentalidad ahorradora se ha extendido a todos los niveles”, apunta el directivo de Michael Page. “Todos los que han sufrido durante la crisis, son ahora conscientes de que se vive más tranquilamente con un colchón económico”, añade Aguiló.

Además de los planes de pensiones, el estudio de Aegon determina al salario variable, la cobertura médica privada y seguros de vida; como condiciones muy valoradas en las búsquedas laborales. El 68% califica el salario variable como fundamental para decantarse por una empresa; para el 64% es importante que las compañías incluyan coberturas médicas privadas y el 57% contrataría un seguro de vida si la empresa lo pusiera a su disposición.

“En un mercado que se reactiva”, opina Aguiló, “el candidato recupera su poder de negociación, por lo que fijarse en beneficios de previsión social es una buena estrategia de la dirección de recursos humanos para atraer y retener talento. En Michael Page, tras años de estancamiento, hemos observado que otra motivación al cambio son las posibilidades de desarrollo profesional: la gente quiere crecer y tener un plan de carrera bien definido”, explica.

La flexibilidad de los horarios también es un activo importante para los candidatos a un empleo. El 69% aspiran a contar con libertad a la hora de decidir sus tiempos de trabajo. Por el contrario, los españoles no valoran de forma positiva recibir parte del salario mediante acciones de la compañía. Sólo el 37% ve con buenos ojos la retribución a través de un paquete de títulos bursátiles. Por otro lado, el 34% apoya el que la empresa le permita seguir trabajando una vez que hayan sobrepasado la edad de jubilación. “Hay que potenciar los beneficios sociales”, concluye el profesor del IEB, “creando un sistema privado más desarrollado y resistente para complementar el sistema público que cada día que pasa está más mermado”.

Más información