Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos: “La independencia catalana no es ni racional ni realizable”

Para el ministro de Economía, a los inversores internacionales les preocupa más que se reviertan las reformas tras las generales

El ministro de Economía, Luis de Guindos, este lunes en Madrid. Ampliar foto
El ministro de Economía, Luis de Guindos, este lunes en Madrid.

Los inversores extranjeros están más preocupados por la posibilidad de que se reviertan las reformas llevadas a cabo por el Gobierno durante los últimos años que por una eventual secesión de Cataluña. Es la opinión del ministro de Economía, Luis de Guindos, a la pregunta de un asistente al desayuno informativo Infraestructuras, el estímulo de la economía brasileña, organizado por EL PAÍS en Madrid este lunes con el patrocinio de Telefónica, Santander e Iberdrola.

"La independencia no es un escenario ni racional ni realizable", ha afirmado el ministro. "Los inversores no entienden bien el planteamiento que algunos llevan a cabo y no lo incorporan a sus expectativas". Para Guindos, por muy importantes que sean los comicios catalanes del próximo día 27 no dejan de ser "unas elecciones regionales". Ante la información de que, solo en el mes de junio, 21.700 millones de euros de capital extranjero salieron del mercado español (frente al saldo positivo de 1.300 millones del mismo mes del año pasado), De Guindos no ha visto relación con la situación política española: "Cualquier intento de sacar alguna derivada está fuera de lugar". 

Para el ministro, de hecho, la reversión de políticas que podría preocupar a los inversores no es ni siquiera una posibilidad. "Creo que tampoco se va a producir", ha afirmado. "El camino de las reformas económicas está produciendo sus efectos y eso está cada vez más extendido en la percepción general". Guindos también ha defendido la solidez de las cifras económicas españolas y ha dicho esperar una "buena" Encuesta de Población Activa, cuyos datos saldrán el 22 de octubre. 

Durante su coloquio con el ministro de Hacienda de Brasil, Joaquim Levy, Guindos también ha hecho referencia a sus impresiones de la cumbre del G-20, celebrada en Bodrum (Turquía) durante el fin de semana. Sobre todo, de las explicaciones del Gobierno chino sobre su crisis bursátil, que ha hecho tambalearse a los mercados del planeta durante las últimas semanas. "Están orientando su economía desde la inversión hacia el consumo", ha recordado. "Eso causa excesos de inversión y de capacidad en determinados sectores. Eso nunca es sencillo y produce dolor". 

Para Guindos, la evolución turbulenta de la situación global no tendrá un gran efecto en las cifras españolas. "No veo muy diferente el tercer trimestre de los dos anteriores", ha declarado. Según el ministro, la exposición de la economía española a un potencial bajón chino "no es relevante", pero sí "puede haber un efecto dominó sobre otras economías". La crisis de las materias primas, una consecuencia del frenazo de la demanda de los emergentes, tiene para el ministro un potencial aprovechable para la economía española. Para Guindos, las commodities más baratas tienen un efecto positivo en el PIB de 10.000 millones de euros (casi un 1%), aparte de su efecto en la balanza de pagos, la inflación y la renta disponible.

Por último, Guindos ha quitado peso a la prevista subida de tipos de la Reserva Federal estadounidense, "la medida de política monetaria más anunciada de todos los tiempos", y, en consecuencia, ya amortizada por los inversores.

Más información