¿Qué es lo que más molesta a los accionistas del Ibex?

Sueldos, nombramientos y cambios en los estatutos acaparan los votos en contra

Las juntas de accionistas en España suelen ser un paseo militar para los consejos de administración, que ven aprobadas todas sus propuestas por amplia mayoría. Sin embargo, escarbando en los resultados de las votaciones de las asambleas, que las empresas tienen la obligación de publicar en sus páginas web, se detectan pequeños motines o focos de disconformidad. Además, los temas en los que más se concentran los votos en contra de los accionistas suelen repetirse en la mayoría de los casos. Estos son los puntos que más molestaron a los propietarios de las compañías en las juntas celebradas este año.

Sueldos de los directivos. Las compañías tienen que incluir en el orden del día, como voto consultivo, el informe de retribuciones del consejo de administración. El año pasado los consejeros de los grupos del Ibex ganaron de forma agregada 612 millones de euros, un 24% más que en 2013. Esta alegría salarial ha levantado sarpullidos en más de un inversor. El informe de retribuciones que más rechazó suscitó fue el de Telefónica. El 33,9% de los accionistas presentes o representados en la junta de la operadora votaron en contra frente al 4,7% que lo había hecho un año antes. La nómina de los administradores de Telefónica subió un 19% en 2014, hasta los 25,5 millones.

También fue significativa la oposición a las remuneraciones de los directivos de Grifols (32,2% de los votos). En el caso del fabricante de hemoderivados buena parte de su capital está en manos de fondos estadounidenses donde el activismo accionarial está mucho más extendido. La tercera compañía que mayor castigo recibió en este aspecto fue Mediaset con el 30,5% de sufragios en contra. La cadena de televisión tiene tres consejeros con un sueldo anual superior al millón de euros. Por detrás, se situaron ACS (23,65%), Bankinter (21,79%) y Acerinox (16,68%). Los dos grandes bancos españoles, a pesar de tener dos de los consejos mejor remunerados de todas las cotizadas, apenas tienen oposición por parte de los accionistas. En el caso del Santander solo el 2,11% de la junta votó en contra; mientras que en el BBVA el rechazo fue del 2,7%.

Elección de consejeros. Los inversores extranjeros tienen el 43% de las acciones de la Bolsa española, según los últimos datos oficiales. Se trata de un récord histórico. La mayor parte de esas participaciones corresponden a los grande fondos de inversión y de pensiones de EE UU y Reino Unido. Estos inversores no suelen ser muy activos a la hora de involucrarse en el día a día de las compañías donde tienen intereses ya que pueden tener cientos de empresas de todo el mundo en sus carteras. Por eso, suelen contratar los servicios de consultoras especializadas que les asesoran a la hora de votar en las juntas de accionistas. Estos expertos son los denominados proxy advisors y su influencia en el mercado es cada vez mayor. Uno de los puntos donde los proxy son más beligerantes es en la composición del consejo de administración. Por eso suelen recomendar votar en contra de determinados nombramientos, reelecciones o ratificaciones de consejeros.

La compañía del Ibex que más dificultad tuvo para sacar adelante los nombramientos que llevaba este año a la junta fue ACS. El presidente de la constructora, Florentino Pérez, recibió el voto en contra del 17,2% del capital presente o representado en la asamblea. Además, varios consejeros de la compañía como María Soledad Pérez, Santos Martínez Conde o José María Loizaga tuvieron la oposición de más del 20% de la junta.

También fueron significativos los resultados de dos administradores de Acerinox, Pedro Ballesteros y Yukio Nariyoshi, que tuvieron en contra al 17% y al 14,8%, respectivamente de los propietarios del grupo siderúrgico. Fernando Abril-Martorell, que sometía su nombramiento como consejero ejecutivo de Indra, tuvo un voto de castigo del 8%; el 13,5% de los accionistas que asistieron a la junta de Iberdrola se opusieron a la reelección del presidente, José Ignacio Sánchez Galán, mientras que el 19,6% de los votos de la junta de Mediaset dijeron no a la reelección de Borja Prado.

Dilución. A principios de año el Banco Santander anunció la mayor ampliación de capital de su historia: 7.500 millones de euros. Fue una operación que negaba a los accionistas en ese momento del banco su derecho de suscripción preferente de nuevas acciones. Los títulos del banco tras anunciarse la colocación de más títulos en el mercado fue un desplome del 14%. Este ejemplo explica por qué uno de los puntos del orden del día de las juntas que más rechazo despierta es la delegación al consejo de la facultad de ampliar capital. En las asambleas de este año el 17% de los accionistas de Red Eléctrica se opusieron a esta petición, mientras que en IAG y Amadeus el rechazo superó el 16%. Los accionistas también se suelen mostrar reticentes a que el consejo pueda emitir bonos convertibles en acciones. En ACS el 19% de los accionistas se opuso a esta facultad del consejo.

Cambios estatutarios. Las empresas, bien para adaptarse a cambios legislativos, bien con el objetivo de recoger cambios en su negocio o estructura, suelen proponer a sus accionistas modificaciones estatutarias. Sin embargo, no en todos los casos estas variaciones suelen recabar el apoyo de todos los propietarios. En el caso de Ferrovial, los cambios estatutarios que proponía este año tuvieron el rechazo del 22% de la junta. En Acerinox el voto en contra sumó el 19,4% y en el BBVA el 16,5%.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

David Fernández

Es el jefe de sección de Negocios. Es licenciado en Ciencias de la Información y tiene un máster en periodismo por EL PAÍS-UAM. Inició su carrera en Cinco Días y desde 2006 trabaja en EL PAÍS, donde se ha especializado en temas financieros. Ha ganado los premios de periodismo económico de la CNMV, Citigroup, Aecoc y APD.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS