Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Seguridad Social duplica su déficit

La relación entre ingresos y gastos del instituto previsor arroja un desfase de más de 4.423 millones, el doble que hace justo un año

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez EFE

El agujero en las cuentas de la Seguridad Social es cada vez más grande. Entre enero y julio la relación entre ingresos y gastos del instituto previsor arroja un desfase de más de 4.423 millones de euros. Es el doble que en el mismo periodo de 2014 y se produce, sobre todo, como consecuencia de una fuerte subida de los gastos que las cotizaciones de los trabajadores, pese a la bajada del paro, no logran compensar. Esta fuerte subida del déficit llega justo cuando el Gobierno ha puesto sobre la mesa la necesidad de revisar el sistema de financiación.

Los gastos de la Seguridad Social en los primeros siete meses del año (las obligaciones reconocidas) fueron de 80.339 millones de euros. Es un 6,8% más que hace un año en el mismo periodo. Mientras, los ingresos se elevaron por debajo: hasta los 75.915 millones, el 4% por encima. De ahí, que el déficit del organismo se dispare. También el verano pasado entró en el terreno negativo, ya que en julio, con las pagas extra que reciben los pensionistas se elevan los gastos. Pero mientras que en 2014 el desfase llegó a los 2.201 millones, este año se eleva por encima de los 4.423 millones.

Pese a la bajada del paro, las cotizaciones no remontan con fuerza, en parte por los bajos sueldos y la mala calidad de buena parte del empleo que se crea. Las cotizaciones son la principal fuente de ingresos de la Seguridad Social y hasta julio aportaron 58.469 millones. “Representa un aumento de 0,75 puntos porcentuales”, señaló ayer el Ministerio de Empleo en un comunicado. El aumento de la cotización de ocupados es del 2,17%.

Mientras, el capítulo de gastos ha vuelto a engordar. Las pensiones (invalidez, jubilación, viudedad, orfandad y a favor de familiares) suman hasta julio 61.490,33 millones de euros, el 3,40% más. Y eso, pese a que se ha frenado notablemente su crecimiento con las reformas de los últimos años, como la nueva fórmula de revalorización anual que ha limitado la subida al 0,25% este año o el retraso paulatino de la edad de jubilación, que en 2015 se sitúa en 65 años y tres meses.

En cuanto a las prestaciones por maternidad, paternidad y riesgo durante el embarazo se elevaron hasta los 1.242,08 millones de euros, un 14,02%. En Incapacidad Temporal el gasto realizado alcanza un importe de 2.668,27 millones de euros, un 14,02% más que en el mismo periodo de 2014.

La perspectiva de la Seguridad Social no es buena, de seguir a ese ritmo. El desfase hasta julio es equivalente al 0,4% del PIB. La cifra llega justo cuando el Gobierno ha comenzado a abrir un melón que lleva años retrasándose: el de la reforma de la financiación de este organismo. La Seguridad Social tiene que recurrir desde 2012 al Fondo de Reserva para las pagas extra. Y este verano, tras volver a recurrir a este parche, el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, lanzó la idea. En agosto apuntó que para aumentar los ingresos se podría costear con impuestos las prestaciones de viudedad y orfandad. La oposición coincidió con el Ejecutivo en que hay que afrontar la situación y abrir el debate.

El Estado mejora su desfase

El Estado también dio ayer a conocer la marcha de su contabilidad hasta julio: ha registrado un déficit de 26.773 millones de euros, un 17% menos que en el mismo periodo de 2014. El desfase equivale al 2,44% del PIB, frente al 3,05% de un año antes, según datos del Ministerio de Hacienda. Significa que, de momento, el déficit del Estado sí está dentro de los márgenes de cumplimiento del objetivo para todo el año, que se sitúa en el 2,9%.

Esta reducción del déficit del Estado se debe al aumento de los ingresos no financieros en un 4% y al descenso de los gastos en un 1,2%. En concreto, entre enero y julio los ingresos por impuesto subieron el 5,9%, hasta los 85.856 millones de euros. Destacan en especial los impuestos sobre la producción y las importaciones, que se elevan un 7,5%, y la recaudación por IVA, que con el aumento del consumo de los hogares ha avanzado más del 8%. Los ingresos por impuestos sobre la renta y el patrimonio, que incluyen IRPF e Impuesto sobre Sociedades, también han crecido, un 3,4% hasta julio, a pesar de la rebaja aplicada en la reforma fiscal.

Más información