Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gap se rinde a la estrategia de Zara y H&M para acelerar las ventas

La cadena estadounidense de ropa casual cumplió con sus resultados pese a reducir el beneficio y los ingresos

Tienda de la cadena Gap en Cebu, Filipinas
Tienda de la cadena Gap en Cebu, Filipinas Bloomberg

Gap se entrega al “fast fashion”, la moda rápida. La cadena estadounidense de ropa casual está proceso de revisión de su estrategia para poder ajustarse a las tácticas comerciales de rivales como Zara y H&M. Así anuncia que va a empezar a hacer pruebas en sus tiendas con un número reducido de artículos y si ve que se venden bien, movilizará toda su logística para poder adaptarse rápido a los gustos de sus clientes.

Es algo que hace desde la pasada primavera con Old Navy, pero que va a extender a la marca Gap para poder acelerar la ventas. La compañía con sede en San Francisco cerró el trimestre con unos ingresos de 3.900 millones de dólares, que le aportaron un beneficio de 220 millones. Los resultados cumplen con lo que esperaba Wall Street pese a que en ambos casos representan una caída frente a hace un año.

Art Peck, consejero delegado de Gap, admite que el viejo modelo de producir la ropa con un año de antelación está desfasado en la era del comercio online. Primero, porque el sistema que sigue es tan rígido que no le permite reducir los pedidos en los artículos que se quedan en la estantería sin vender. Segundo, y casi más importante, está atado de manos cuando una prenda tiene éxito.

La estrategia del “fast fashion” está creando contrastes dentro de Gap, no solo frente a sus competidoras europeas. Las ventas de Old Navy crecieron un 3% en el trimestre presentado mientras que las de Gap cayeron un 6% y un 4% en Banana Republic. Perck explicó en la conferencia con los analistas que en este momento está tratando de dotarse de capacidad para responder rápido a los cambios de tendencia.

En paralelo, va a cerrar las tiendas que no rinden. Todo esto le llevará a reportar unas cargas de hasta 140 millones para el del ejercicio. Gap perdió casi una cuarta parte de su valor bursátil durante el último año. Esta semana también presentó resultados American Apparel, que vuelve a estar al borde de la suspensión de pagos. La compañía admite que no dispone de liquidez para aguantar 12 meses más.