Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El concurso de Banco Madrid lleva a BPA a los números rojos

El banco andorrano se recapitalizará para salvar un desequilibrio de 103 millones de euros

Las autoridades financieras andorranas han constituido el banco bueno al que transferirán los activos y pasivos “lícitos” de Banca Privada d’Andorra (BPA), intervenida tras las sospechas del Tesoro norteamericana de llevar a cabo blanqueo de capitales procedentes del crimen organizado, según informó ayer la agencia que pilota la resolución del banco. Antes, varios expertos de las consultoras PwC, Key Capital Partners y JLL han establecido una valoración negativa del banco de 103 millones de euros, que llegarían a ser de 374 millones en caso de liquidación.

La principal razón de esa valoración negativa es el impacto del concurso de la filial de Banco de Madrid, que se estima que genere unas pérdidas de 181 millones, aunque también han tenido un impacto importante los ajustes efectuados en la cartera de crédito y algunos activos intangibles. Las autoridades financieras aseguraron que no prevén que sea necesaria ninguna quita en los depósitos de los clientes. Sí deberán recapitalizar la entidad, aunque aún debe decidirse que se empleará.

El nuevo banco que recibirá los activos y pasivos sanos de BPA hasta su privatización se llamará Vall Banc, y su Consejo de Administración estará formado por César Goyache, que asesoró al Gobierno de España en el diseño de la Sareb; David Betsebé, exdirectivo de Crèdit Andorrà; Lluís Marimón, abogado y exsecretario de Banco de Madrid; Christian Merle, presidente de Merle & Partners, y Fernández Vázquez de Lapuerta, administrador solidario de BPA junto a Betsebé.