Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Más y mejor crédito a pymes

Los datos del BCE revelan que se ha producido una mejora en el acceso al préstamo

No hay lugar a duda: los datos más recientes muestran la mejora que se ha producido en el acceso de las empresas españolas en general, y las pymes en particular, al crédito bancario, y así lo reconocen las propias empresas: ha aumentado la disponibilidad de financiación y a un menor coste, ha disminuido la tasa de rechazo en la petición de crédito, y ha aumentado la disposición de los bancos a dar crédito. Además, el crédito a nuevas operaciones está creciendo con fuerza, a la vez que el sobre coste que pagan las empresas españolas frente a las europeas se ha reducido drásticamente. En paralelo, los diferenciales que aplican los bancos españoles sobre el Euribor en los nuevos préstamos que conceden a las pymes han caído desde mediados de 2013.

Este es el mensaje que se desprende del artículo publicado en la revista de FUNCAS Cuadernos de Información Económica que utiliza principalmente la última encuesta del BCE sobre el acceso de las empresas a la financiación con datos referidos al periodo octubre 2014-marzo 2015.

Aunque el acceso a la financiación sigue siendo el principal problema para un porcentaje de pymes españolas (13,1%) superior a las de la eurozona (11,1%), desde 2009 que disponemos de las encuestas del BCE, en la actualidad el porcentaje es el más reducido y es un hecho positivo a destacar teniendo en cuenta que llegó a ser el principal problema para un 37,7% de las pymes españolas, un problema que llego a ser más importante que encontrar clientes.

Otro indicador que muestra la mejora en el acceso al crédito es que la tasa de rechazo de una petición de crédito bancario por parte de una pyme española es en la actualidad del 7%, inferior a la de las pymes europeas (8,1%). La tasa de rechazo disminuye con el tamaño, ya que las micro empresas (menos de 10 empleados) presentan una tasa del 11,9%, las pequeñas (entre 10 y 49 empleados) del 6,7% y las medianas (entre 50 y 249 trabajadores) del 1,2%. Las tres tasas son en la actualidad menores en España que en la eurozona, lo que es un claro indicador de la mejoría que se ha producido en España en el acceso al crédito.

También es de destacar que las empresas españolas perciben que la banca ha aumentado su disposición a dar financiación, siendo esta percepción más intensa en la última encuesta del BCE y superior a las empresas europeas. En el caso de las pymes españolas, la diferencia entre el porcentaje que opina que la banca está más predispuesta a dar crédito y el que opina lo contrario es del 42,7%, frente al 9% de la eurozona.

Además de que las propias empresas españolas reconocen que se han reducido los tipos de interés de los préstamos, también consideran que ha mejorado el resto de condiciones (comisiones y exigencia de garantías), aunque en las pymes sigue siendo mayor el porcentaje de las que opina que han aumentado que las que opinan lo contrario. En cambio, en las grandes empresas, son mayoría las que opinan que las condiciones han mejorado. Es en la última encuesta disponible cuando más ha mejorado el resto de condiciones de la financiación.

Estos mensajes que se desprenden de la opinión de las empresas vienen corroborados por otros hechos, como la evolución del crédito y del tipo de interés. En el primer caso, en el último trimestre de 2014 se ha producido un punto de inflexión en la evolución del stock vivo de crédito a las empresas, ya que es la primera vez desde 2010 que el stock ha aumentado. Además, desde finales de 2013, el crédito a nuevas operaciones de menos de un millón de euros (propias de las pymes) está creciendo. En los últimos doce meses, ese crédito ha aumentado un 10,3%. En las operaciones de mayor importe, ha empezado a crecer desde febrero de 2015, y aunque el acumulado en los últimos doce meses ha caído un 9%, esa caída se sitúa muy por debajo de la que tuvo lugar en los doce meses anteriores (-19,8%).

En el caso del coste de la financiación bancaria, la diferencia entre el tipo de interés que paga una pyme española por un préstamo bancario y el que paga una europea ha caído a más de la mitad desde finales de 2013, siendo el sobre coste actual de 57 puntos básicos (pb). En mayo de 2015 (último dato disponible), una pyme española paga un tipo de interés que es 142 pb superior al que soporta una gran empresa, siendo la diferencia parecida a la que existe en la eurozona (130 pb).

Otro hecho a destacar es que el diferencial sobre el Euribor a 12 meses que aplica la banca española en un préstamo de menos de un millón de euros ha caído 91 pb en los últimos doce meses, y en los de mayor importe se ha reducido 23 pb en el mismo periodo. En los de menos de un millón de euros, el spread lleva cayendo desde mayo de 2013 (156 pb desde entonces).

Si juntamos todas las piezas, estos datos permiten concluir que se ha producido una mejora en el acceso de las empresas españolas a la financiación bancaria, rompiendo así la tendencia de los últimos años. A ello ha contribuido el avance hacia la unión bancaria (que reduce las diferencias en el coste de financiación entre países), las medidas del BCE (que reducen el coste del crédito y aumenta su disponibilidad), la reestructuración del sector bancario español (que permite a la banca prestar más y en mejores condiciones) y la recuperación económica (que beneficia a la demanda solvente de financiación). Confiemos que la tragedia griega no nos amargue la fiesta después de lo mucho que sufrieron las pymes en el pasado.

Joaquín Maudos es catedrático de Economía de la Universidad de Valencia, director adjunto del Ivie y colaborador del CUNEF