Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Bolsas europeas caen tras el ‘no’ de Grecia, pero evitan un desplome

El Ibex 35 español cierra con una caída del 2,22% tras el referéndum

Patio de operaciones de la Bolsa de Madrid.
Patio de operaciones de la Bolsa de Madrid. EFE

El rotundo no de Grecia en el referéndum de este domingo ha provocado pérdidas en los mercados financieros este lunes. Las Bolsas asiáticas ya sufrieron caídas de importancia durante la madrugada y los índices europeos han sufrido considerables descensos, incluido el Ibex 35 español, que ha cerrado con una bajada del 2,22%, hasta los 10.540,10 puntos, su nivel más bajo desde febrero. En los mercados de deuda, las primas de riesgo de España e Italia suben.

Las Bolsas europeas han agravado así este lunes las caídas de la semana pasada, que fue la más bajista desde comienzos de año. El primer cambio del Ibex 35 español ha sido un descenso del 1,9% y, con altibajos, el índice se ha mantenido en terreno negativo durante toda la sesión hasta cerrar con un descenso del 2,22%.

Dentro del Ibex 35, solo Indra y Aena han registrado subidas mientras que Bankia, ACS, ArcelorMittal, BBVA y FCC han sufrido los peores descensos, superiores al 3% en todos los casos.

Un movimiento similar se ha registrado en Fráncfort, Paris o Ámsterdam, donde las caídas, tras un intenso arranque, se moderaron durante la sesión y volvieron a agudizarse al cierre. Al final, el DAX 30 alemán y el AEX holandés caen en torno al 1,5%, mientras que el CAC 40 francés ha bajado un 2%. Las Bolsas que más han sufrido han sido la italiana, con una caída del 4% en el FTSE MIB, y la portuguesa, con descenso del 3,8% del PSI 20.

Las pérdidas en los principales índices europeos, en todo caso, son claramente inferiores a los de la apertura de la sesión del lunes de la semana pasada, cuando los inversores cotizaron la propia convocatoria del referéndum y la congelación de las líneas de liquidez de emergencia a los bancos griegos. El mercado ya había cotizado en buena medida la posibilidad de que en el referéndum ganase el no.

La prima de riesgo sube

Los inversores buscan refugio en los bonos alemanes, considerados libres de riesgo. Al comprar bonos, sube su precio y cae la rentabilidad exigida por los inversores. En cambio, ocurre lo contrario con los títulos de deuda pública de Italia y España, a los que los inversores exigen mayor rentabilidad. Así, la prima de riesgo española, la rentabilidad extra exigida al bono del Tesoro a 10 años por encima del bono alemán, ha aumentado en 18 puntos básicos, hasta 160 puntos básicos (1,60 puntos porcentuales). La prima italiana, por su parte, registra una subida similar, para rondar los 162 puntos básicos, según datos de Bloomberg.

El euro se cambia por 1,1078 dólares al cierre de las Bolsas europeas, tras aminorar las pérdidas que sufrió durante la madrugada. Ha recuperado terreno tras el anuncio de la dimisión del ministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varoufakis y se acerca a los niveles de 1,11 dólares que tenía antes del referéndum.

Los inversores consideran que el riesgo de una salida de Grecia del euro ha aumentado tras los resultados del referéndum de este domingo. Los votantes griegos han rechazado de forma tajante las condiciones propuestas por las instituciones europeas para prolongar el rescate y dar nueva financiación a Atenas. Pero algunos países europeos, y Alemania en particular, han manifestado que ven muy difícil retomar las negociaciones con Grecia. Francia, en cambio, aboga por retomar el diálogo. La reunión de hoy entre la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, se presenta como decisiva en la evolución de la crisis. Las siguientes citas son las reuniones de los líderes europeos y de los ministros del Eurogrupo previstas para este martes.

Se abre así un periodo de máxima incertidumbre, con un corralito en Grecia que impide a los depositantes disponer del dinero que tienen en los bancos y un control de capitales que estrangula la economía. Pero por ahora los inversores no cotizan el peor escenario posible.

Reunión del BCE

Las miradas están puestas hoy en la reunión del Consejo del Banco Central Europeo (BCE). El organismo debe decidir si amplía o mantiene congelada la liquidez de emergencia para los bancos griegos. La decisión del pasado 28 de junio de congelar esa liquidez en los niveles actuales fue la que obligó a imponer controles de capitales.

Ya entonces, el BCE dijo que estaba dispuesto a reconsiderar la situación, pero dentro del Consejo del BCE hay voces que consideran que no se puede dar financiación con la garantía de unos bonos que caminan hacia el impago. Hay temor, incluso, a que el BCE decida exigir más garantías a cambio de la financiación que ya presta, lo que podría poner en serias dificultades a alguno de los bancos griegos. Algunos analistas creen que el BCE evitará dar hoy ningún paso, a la espera de las decisiones políticas. Con ello, mantendría sin más los niveles de liquidez actuales.

El tiempo apremia. Grecia debe hacer frente al vencimiento de un bono de 3.500 millones en manos del BCE el próximo 20 de julio. Si el Gobierno de Alexis Tsipras no atiende ese pago, lo previsible es que el BCE deje de aceptar títulos griegos como garantía para inyectar liquidez. La retirada de la financiación de emergencia de que ahora disponen los bancos griegos haría prácticamente inevitable la salida del país del euro.

Aunque el efecto económico directo de una salida de Grecia del euro sería teóricamente manejable, su onda expansiva es impredecible, por el precedente que sienta sobre la irreversibilidad del euro y por el posible contagio sobre otros países. Ni siquiera el procedimiento de salida del euro está marcado y cabría la posibilidad de un periodo en que convivan dos monedas. En esas circunstancias, la incertidumbre domina el panorama y los inversores huyen de lo que consideran los activos de más riesgo.

Más información