Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tecnológica AT4 Wireless seduce al gigante alemán Dekra

Dekra paga 44,5 millones de euros por la tecnología de una empresa malagueña

Adentrarse en una de las cámaras de trabajo de la empresa AT4 Wireless es pisar un mundo futurista que a primera vista nada tiene que ver con la realidad. Pero lo que se hace está totalmente vinculado al día a día, porque su tecnología permite medir la radiación de cualquier producto electrónico, por ejemplo, un móvil, para comprobar que no es perjudicial para la salud y no interfiere con la de otros aparatos.

La compañía nació como Cetecom en 1992 en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), ubicado en Málaga, y es uno de los emblemas de este espacio. Su facturación rondó en 2014 los 30 millones de euros, la plantilla está integrada por 300 empleados (unos 200 trabajan en la tecnópolis malagueña) y el 80% de sus ventas se producen al extranjero. Tiene filiales en Estados Unidos, Taiwán y Chile y entre sus clientes están Telefónica y Vodafone.

La actividad de este laboratorio de certificaciones, referencia en tecnología móvil e inalámbrica, se presume como el “complemento perfecto” para la multinacional alemana Dekra, que ha adquirido el 100% de su capital en una operación firmada esta semana y cerrada por 44,5 millones de euros. AT4 Wireless deja de ser semipública por primera vez en su historia (la Junta de Andalucía poseía el 49,40% de las acciones) y se posiciona para aumentar su capacidad de crecimiento a nivel internacional.

“Era el candidato ideal”, cuenta Fernando Hardasmal, nuevo director general de la empresa y, hasta ahora, mano derecha de la persona que ha pilotado la compañía desde su nacimiento, Luis Fernando Martínez, que se jubila. Las ofertas de compra han llegado de todo el mundo. “Todas las multinacionales del sector que no tienen nuestro servicio se han interesado”, añade Hardasmal.

Su tecnología permite medir la radiación de cualquier producto electrónico, por ejemplo, un móvil, para comprobar que no es perjudicial para la salud

Los números del gigante alemán Dekra, cuarta compañía mundial en ensayos, inspección y certificación y líder en el sector de automoción (el año pasado realizaron 26 millones de inspecciones técnicas de vehículos), dan una idea de su dimensión. Tiene 35.000 empleados (algo más de la mitad trabaja fuera de Alemania) y una facturación de 2.510 millones de euros en el último ejercicio. En España, cuenta con oficinas en Madrid, Barcelona y Valencia, unos 200 trabajadores y en 2014 facturó 20 millones de euros. La sede social se trasladará ahora a Málaga, que se plantea como un centro de competencia mundial para ensayos tecnológicos.

Dekra se ha comprometido a mantener la actual plantilla de AT4 Wireless y el objetivo es sumar empleos, afirma Ivo Rauh, director de la unidad de negocio de Dekra Industrial y la persona designada para impulsar la adquisición de la empresa del PTA, con la que los alemanes quieren ganar fortaleza en certificaciones de productos móviles e inalámbricos. Para el consejero andaluz de Empleo, Empresa y Comercio, José Sánchez Maldonado, la operación ha sido “de manual”. Los otros beneficiados por la venta son Sando y Caixabank, que tenían cada uno el 24,525% de las acciones, y Ayesa, que contaba con el 1,55%.

Dekra mantendrá por ahora la marca AT4 Wireless, pero su cambio parece cuestión de tiempo. “No hay urgencia en hacerlo”, apunta Hardasmal. El objetivo a corto plazo, afirma, es la integración de la empresa.