Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torres (BBVA) dice que la operativa en las oficinas ha caído un 30%

El nuevo consejero delegado del grupo dice que el cambio digital "viene de arriba hacia abajo" en la estructura del banco

El nuevo consejero delegado de BBVA, Carlos Torres, defendió el modelo digital del banco y marcó ayer sus prioridades en su primera aparición pública ante los analistas. El sustituto de Ángel Cano cifró en un 30% la caída de las transacciones en oficinas en la banca en los últimos cinco años. Torres estimó que este descenso “exponencial” se solapará con un crecimiento rápido de la banca por móvil, que se está anotando aumentos de dos dígitos.

En este sentido, Torres anticipó que el banco invertirá “mucho” para potenciar la venta de productos por el canal digital como alternativa al tradicional de oficinas. El consejero delegado de BBVA definió esta capacidad como “crítica”, al tiempo que apuntó la importancia de la ingeniería del software para desarrollar productos digitales de “primera línea”, según Europa Press.

Carlos Torres defendió la nueva organización del grupo, que busca acelerar la transformación digital e impulsar los resultados. Recordó que más ahora hay 1.200 millones de dispositivos inteligentes y que en 2022 serán más de 50.000 millones conectados a Internet. “Esto va a cambiar todo el negocio de arriba abajo”, advirtió.

El nuevo número dos del BBVA se comprometió a mejorar la rentabilidad del grupo aprovechando la nueva etapa de crecimiento que se abre con la irrupción de la tecnología y pese al “ataque” de nuevos competidores en la concesión de préstamos y la gestión de activos, entre otros segmentos. “Tenemos que desarrollar capacidades para garantizar el éxito a largo plazo”, afirmó.

También enfatizó que el banco encara los cambios digitales con el fin de aprovechar el nuevo ciclo de crecimiento que se avecina en el “corto plazo”. No obstante, Torres no ofreció datos concretos ni metas fijadas por la entidad.

Según la última presentación de Ángel Cano, el 29 de abril pasado, donde negó cambios de calado en el grupo, cifró en 5.500 millones lo invertido por el banco para la digitalización de procesos desde 2008.

Algunos competidores critican la estrategia del BBVA, diciendo que las transacciones que aportan más valor añadido son las que se hacen presencialmente en las oficinas. “El BBVA ha avanzado mucho en tecnología, es incuestionable, pero los desarrollos digitales son caros, aunque también caducan con rapidez y, para los que llegan después, son copiables a precios más bajos”.

Carlos García-González, analista de Société Générale, criticó la llegada de Torres por ser “otro cambio más en la estructura del BBVA” en poco tiempo, así como las modificaciones estratégicas, como entrar y salir de China. Desde Citi se ve con optimismo el nuevo proceso abierto, y recomiendan comprar las acciones del banco, pero apuntan: “Al mercado le gustaría una estrategia más cuantificable con objetivos específicos, costes y beneficios”.

Desde N+1, Francisco Riquel, apunta: “Torres no tiene antecedentes en la banca minorista, pero lo mismo pasó con su antecesor y muchos de sus colegas (Santander, CaixaBank, etc.)”. Apunta que los costes será clave y que pueden mejorar la eficiencia con la digitalización, “si acaban con las oficinas”, y con nuevas compras. Por último, Nomura, comentó: “Los cambios plantean serios interrogantes sobre cómo se adaptará la banca minorista. Los inversores piden términos tangibles”.  

Más información