El 30% de los pilotos secunda la huelga de la línea portuguesa TAP

El paro más largo de la historia del sindicato SPAC impide la salida de uno de cada cuatro vuelos programados

Colas en la facturación de equipajes de la compañía TAP en el aeropuerto de Lisboa.
Colas en la facturación de equipajes de la compañía TAP en el aeropuerto de Lisboa.Francisco Seco (AP)

El sindicato de pilotos esperaba una adhesión del 90%, sin embargo el primer día de huelga se saldó con el 30% de participación. Pero el 1 de mayo fue solo el primero de los diez días de huelga consecutivos, la huelga más larga de la historia del sindicato de pilotos en las líneas aéreas portuguesas TAP y Portugália.

Según los datos ofíciales dados a las ocho de la tarde del lunes, de los 227 vuelos programados hasta esa hora habían salido 155, lo que se acerca al 70% de los vuelos y al 80% de los pasajeros que habían contratado con TAP, según ha comunicado el ministro de Economía, António Pires de Lima. En previsión del conflicto la compañía había programado menos vuelos de los que realiza habitualmente (en torno a 350).

Fue el primero de los diez días de huelga anunciados por el sindicato de pilotos SPAC para exigir que se cumpla un acuerdo firmado en 1999, por el que se les concedía el 20% de la propiedad de la compañía, entre otras condiciones. El acuerdo nunca fue aprobado por el Consejo de Ministros y la Fiscalía del Estado lo consideró ilegal.

El SPAC, que anunció que la adhesión iba a ser del 90%, ha recordado que la huelga no es por estar en contra de la privatización sino para luchar por sus reivindicaciones. Su postura ha chocado con la opinión pública en general y, en particular, con el movimiento levantado contra la privatización de la compañía, proceso que debe finalizar el mes que viene. La huelga ha tenido el rechazo del presidente de la República, del líder de la oposición, António Costa y, por supuesto, de la coalición gobernante PSD-CDS. El secretario general de UGT también criticó al sindicato de pilotos: "Quieren ser los propietarios de la empresa con nuestro dinero".

El ministro de Economía apeló a que en los próximos días se reincorporen todos los pilotos al trabajo, y no se mostró sorprendido por la baja incidencia de la huelga: "Los pilotos han ido a trabajar no porque estén a favor del Gobierno, a favor o en contra de la privatización, han ido a trabajar porque están legítimamente preocupados por el futuro de su compañía".

En declaraciones a la televisión TVI, el portavoz del sindicato Hélder Santinhos ha justificado el alto números de vuelos porque muchos aparatos estaban fuera de su base y auguró -al contrario que el ministro- que en los siguientes días los vuelos cancelados van a ir en aumento.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS