De líderes naturales a gestores profesionales

La dirección de las principales entidades españolas ha vivido un profundo relevo generacional

Bienvenida de los siete grandes a Emilio Botín (Santander) y Pedro Toledo (Banco Vizcaya), en 1987.
Bienvenida de los siete grandes a Emilio Botín (Santander) y Pedro Toledo (Banco Vizcaya), en 1987.Alfredo García Francés

La muerte de Emilio Botín el pasado mes de septiembre dio definitivamente carpetazo a una de las generaciones de banqueros más carismática de la historia económica española. Bien por fallecimiento, bien por jubilación, ya no queda en activo ninguno de los directivos que pusieron los cimientos del actual sistema financiero del país. La gran mayoría de los líderes actuales de la banca son discípulos suyos, pero ni las circunstancias del sector son las mismas ni el perfil de los ejecutivos es igual.

Los Emilio Botín, José Ángel Sánchez Asiaín, Pedro Toledo, Luis Valls Taberner, José María Amusátegui, Alfredo Sáenz o Alfonso Escámez, que dominaban el negocio hace tres décadas, han dado paso a otra hornada de banqueros entre los que se encuentran Ana Botín, Francisco González, Isidro Fainé, José Ignacio Goirigolzarrí, Ángel Ron y Josep Oliú. Además, en el sector ya hay otros profesionales emergentes como María Dolores Dancausa, Jaime Guardiola, Gonzalo Gortázar, Francisco Gómez y José Antonio Álvarez. En este relevo generacional hay otro hecho destacable: las mujeres, aunque siguen siendo minoría, se han hecho hueco en un mundo tradicionalmente de hombres con dos consejeras ejecutivas.

“Los bancos españoles tienen directivos jóvenes muy cualificados, con un grado de tecnificación elevado”, opina Pedro Luis Uriarte, ex consejero delegado de BBVA. “Lo que no sé si tienen es la misma capacidad de visión y acción que tuvimos nosotros hace 30 años”. Este exbanquero señala que los perfiles actuales son más de gestión y que con la gestión se evoluciona, pero no se transforma, ya que esto último solo se consigue desde el liderazgo. “Construir ahora rápidamente posiciones de liderazgo es difícil de visualizar. Vamos a ver si esas habilidades de los gestores actuales se convierten en capacidades de crear masivamente valor para el accionista”, dice Uriarte.

Reuniones en la cúpula

Hace 35 años los máximos directivos de los siete principales bancos del país se reunían una vez al mes para comer. En esos almuerzos entre caballeros, como ellos mismos los calificaban, el objetivo era mantener el statu quo del sector. La industria financiera venía de tiempos convulsos –nacionalización de Rumasa, cuatro devaluaciones de la peseta, caída de la banca industrial…– y todavía estaba muy atrasada en cuanto a productos, profesionalización y tamaño. Esa especie de pax romana escenificada en las comidas de los siete grandes, sin embargo, saltó pronto por los aires y se abrió una competencia feroz. El actual presidente de BBVA, Francisco González, expresó el resultado de esta batalla en una entrevista al dominical del diario Abc hace un año: “Antes, los banqueros se reunían una vez al mes. Ahora, ni nos felicitamos por Navidad”.

Ya no queda en activo ninguno de los directivos que pusieron los cimientos del actual sistema financiero. Sus sucesores tienen otros retos: la rentabilidad, la reputación y la tecnología

En las últimas tres décadas los líderes del sector han tenido que responder a diferentes desafíos. El primero fue el del tamaño. La entrada de España en la Comunidad Económica Europea puso a las entidades españolas frente al espejo y lo que vieron eran grupos demasiado pequeños en comparación con sus homólogos. Y vieron las fusiones. El primero en mover ficha fue el Banco Bilbao: tras fracasar su opa sobre Banesto, se fusionó con el Banco Vizcaya. Luego siguieron la unión del Central y del Hispano, y la entidad resultante terminó juntándose con el Santander, que se había hecho con Banesto tras su intervención por el Banco de España.

La innovación fue otro de los retos. Primero en productos –el Santander rompió el mercado con la Supercuenta– y luego en el desarrollo tecnológico de las propias entidades (cajeros automáticos, gestión de riesgos, banca telefónica y ahora online…). Además, la llegada del euro y la caída de los tipos de interés planteó otro desafío para los banqueros al que respondieron con un órdago mayúsculo y revolucionario: la apertura de fronteras con un proceso de internacionalización, primero en Latinoamérica y luego en otros mercados, sin parangón. Santander y BBVA fueron el mascarón de proa de esta aventura exterior.

La actual generación de banqueros debe responder ahora a otros retos no menos importantes. Algunos se ciñen puramente al negocio –la caída de los tipos de interés a mínimos históricos daña los márgenes–, otros son de supervisión –el Banco Central Europeo ha asumido un gran protagonismo– y otros de imagen. La banca sale muy dañada de la crisis y es responsabilidad de los nuevos directivos –muchos de ellos participaron y contribuyeron a los excesos cometidos en la crisis– recuperar la reputación y la confianza de los clientes. Por último, los banqueros deben dar respuesta a un gran interrogante: el impacto de las tecnologías en la forma de hacer banca y en la irrupción de nuevos competidores ajenos al mundo financiero.

Otra competencia

En la memoria anual de Bankinter, la consejera delegada, María Dolores Dancausa vislumbra que la banca del futuro será un negocio de menores márgenes, compensados con mayores volúmenes. “Será una banca donde la supervivencia estará basada en ser mucho más eficientes que los competidores”, dice. Y augura que en unos años las entidades tendrán que competir con actores “no necesariamente financieros”, que, “utilizarán sin miramientos su dimensión, su extensión global y su exhaustivo conocimiento de las necesidades del cliente que supera lo meramente financiero para disputar el negocio a los bancos de toda la vida”.

Sueldos millonarios

Los banqueros siempre han ganado mucho dinero. Sin embargo, solo desde hace unos años, gracias a los avances en transparencia, se conocen al detalle sus nóminas. La primera vez que la retribución de los directivos del sector causó impacto en la opinión pública fue cuando, en 2001, José María Amusátegui y Ángel Corcóstegui dejaron el entonces BSCH con una indemnización de 43,7 millones y 108 millones, respectivamente. No han sido los únicos retiros dorados del gremio. Alfredo Sáenz cobró 88 millones al abandonar el Santander, en el mismo banco Francisco Luzón recibió 63 millones como pensión. Por su parte, en el BBVA José Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de Bankia, percibió 68 millones como retiro. Cuando el actual presidente del BBVA, Francisco González, deje el banco le esperan 79 millones para su jubilación.

En 2014 los sueldos de los consejos de administración de los bancos españoles experimentaron una importante subida. Ana Botín, presidenta del Santander, cobró un sueldo de 6,7 millones más una aportación de 2,14 millones a su pensión, que ya acumula 40 millones. En el caso de Ángel Cano, consejero delegado del BBVA, el salario ascendió a 3,89 millones y la entidad aportó otros 2,6 millones a su hucha para la jubilación, que ya suma 26 millones. En la banca mediana los sueldos son algo menores, aunque también bastante generosos. Jaime Guardiola (Sabadell) cobró 3,76 millones entre sueldo y pensión y Ángel Ron (Popular) 2,85 millones.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

David Fernández

Es el jefe de sección de Negocios. Es licenciado en Ciencias de la Información y tiene un máster en periodismo por EL PAÍS-UAM. Inició su carrera en Cinco Días y desde 2006 trabaja en EL PAÍS, donde se ha especializado en temas financieros. Ha ganado los premios de periodismo económico de la CNMV, Citigroup, Aecoc y APD.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS