Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apple sufre una oleada de fraudes en su sistema de pago por móvil

La empresa de Cupertino se desmarca de cualquier responsabilidad en los casos, registrados en EE UU

Apple Pay
Los chips NFC se incluyen cada vez en más móviles. Getty

El innovador sistema de pago con móvil Apple Pay, propiedad de la empresa de la manzana, ha sufrido en las últimas semanas una oleada de operaciones fraudulentas, según revela este viernes The Wall Street Journal. La plataforma en sí, que gestiona dos de cada tres dólares abonados vía teléfono móvil en EE UU desde su lanzamiento en otoño, no ha sufrido el pirateo: para cometer los desfalcos, los piratas informáticos han introducido en el sistema datos de tarjetas de crédito robadas y han realizado compras "de gran valor" en establecimientos de las cadenas Home Depot, Target Corp. y en tiendas de la propia Apple. Un portavoz de la empresa de Cupertino consultado por el diario estadounidense ha desmarcado a Apple de cualquier responsabilidad en estos casos. "Apple Pay está diseñado para ser extremadamente seguro y para proteger la información personal de los usuarios", apunta. El número y valor total de pagos fraudulentos no ha trascendido.

Para poder utilizar Apple Pay los usuarios tienen que asociar una tarjeta de crédito o de débito a su cuenta Apple, bien sea enviando una fotografía de la tarjeta o introduciendo manualmente los datos. A partir de ese momento, puede comprar en los establecimientos que aceptan este medio de pago sin necesidad de presentar nada más que su iPhone. Aunque la responsabilidad de verificar la identidad del titular de la tarjeta antes de ser utilizada para abonar una compra con el móvil recae, exclusivamente, sobre los bancos —cada uno puede aplicar sistemas de control de identidad adicionales—, estos casos de fraude son un duro golpe para la plataforma de pagos de la empresa estadounidense. Apple Pay desembarcó en EE UU en octubre y aún no está disponible en otros países.

Fuentes de la industria financiera citadas por la agencia Bloomberg admiten que varios bancos afectados por estas prácticas fraudulentas en la plataforma de pago de la empresa californiana han comenzado a cambiar los sistemas de alta de tarjetas de crédito en Apple Pay. "Es un daño reputacional que solo puede solventarse introduciendo mejoras en los sistemas de autenticación", afirma Richard Crone, consejero delegado de la consultora homónima. Algunos bancos, según Crone, ya obligan a sus clientes a llamar a la propia entidad financiera para darse de alta en Apple Pay y asegurarse así de que no han utilizado sus datos de forma fraudulenta. Al Pascual, responsable del departamento de fraude e investigación de otra consultora estadounidense, Javelin Strategy & Research, también admite en declaraciones a Bloomberg que algunos bancos están poniendo en marcha sistemas de control adicionales.

Según los datos que aporta The Wall Street Journal citando fuentes cercanas a la investigación, ocho de cada diez operaciones no autorizadas han sido compras de dispositivos de "gran valor" en tiendas Apple. Los delincuentes han escogido estos productos, en su mayoría iPhone, por ser aparatos de fácil reventa y alto valor en el mercado negro.

Los casos de pirateo y uso fraudulento de tarjetas de crédito se han multiplicado en EE UU en los últimos meses. En septiembre la cadena de productos de hogar Home Depot hizo público que los datos de 56 millones de tarjetas podrían haber sido utilizados de forma fraudulenta tras varios ataques informáticos a sus establecimientos. A finales de 2013 un ataque similar al grupo de tiendas Target Corp. se saldó con 40 millones de tarjetas pirateadas. 

Aunque Apple ha rehusado, repetidamente, aportar datos del número total de usuarios de su servicio de pagos, el banco Chase reveló en enero que un millón de sus clientes ya estaban dados de alta en la plataforma. Bank of America, una de las mayores entidades financieras del país, también tiene constancia de que 800.000 clientes hacen uso de Apple Pay.

Más información