Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El interés de la deuda emitida por el Tesoro en 2014 cae al mínimo del euro

La rentabilidad media pasa del 2,45% al 1,52%

Oficina de un grupo de servicios financieros.
Oficina de un grupo de servicios financieros. EFE

La mejora de los mercados financieros se ha ido reflejando subasta tras subasta y mes a mes en los dos últimos años y medio en España y, según los datos publicados este jueves por el Tesoro Público, el progreso fue sustancial en 2014: el interés medio exigido a la deuda emitida por el organismo se quedó en el 1,52%, el más bajo de la etapa del euro, casi un punto por debajo del promedio pagado en 2013, que fue del 2,45%.

Este efecto supone un ahorro para las arcas públicas en términos relativos, pero no en la factura absoluta de los intereses, ya que el dinero que España toma prestado no ha dejado de crecer desde el inicio de la crisis. El año pasado, de hecho, el Tesoro Público acabó emitiendo títulos por valor de 239.600 millones de euros, algo más que el año anterior y el máximo histórico si se excluyera en peso del rescate bancario en 2012. Y la deuda pública global ya supera el billón de euros.

En la etapa del euro, el año en el que España tuvo que pagar intereses más altos para financiarse fue 2001, con una media del 4,54%, seguido del 4,20% de 2007. Pero entonces esas rentabilidades no eran tan extrañas en la zona euro. De hecho, en aquel año, el diferencial de interés por el que bonos españoles y alemanes a 10 años se intercambiaban en el mercado —es decir, la prima de riesgo— era prácticamente cero.

En 2011 y 2012, los años más duros de la crisis de deuda soberana, el interés medio de las emisiones del Tesoro se situaba en el 3,90% y el 3,01%. Las acciones del Banco Central Europeo (BCE) desde mediados de 2012 han calmado la tormenta de los mercados.

Y la mejora de momento no se ha frenado para el Tesoro Público. España afrontó este jueves sin problemas su primera subasta de deuda del año en una semana de turbulencias en los mercados por la incertidumbre política en Grecia y la aguda caída del precio del petróleo. El Tesoro colocó bonos por valor de 5.007 millones en tres tipos de vigencia y, aunque a cinco años pagó más, en dos de ellas logró los intereses más bajos de la historia del euro.

En bonos a cinco años, el Tesoro adjudicó 2.831 millones a un tipo marginal del 0,964%, por encima del 0,959% de la última subasta con títulos del mismo tipo, del 4 de diciembre. En las obligaciones con 13 años de vida residual los inversores colocaron 1.538,5 millones al 2,283%, por debajo del 2,909% de la subasta del 16 de octubre. Y en las obligaciones con 22 años se han vendido 638,1 millones de euros al 2,710%, por debajo del 3,465% del 20 de noviembre último.

También hubo apuesta por los bonos en el mercado secundario. La prima de riesgo también dio un respiro después de tres jornadas al alza y ha pasado de 120 a 115 puntos básicos (o 1,15 puntos porcentuales). Los mercados ven próxima la compra de deuda pública por parte del BCE. Así, el euro extendió sus pérdidas por sexto día consecutivo, hasta los 1,181 dólares, el nivel más bajo en nueve años.