Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carbures corrige sus cuentas drásticamente tras la auditoría de PwC

La firma del MAB declara ahora la mitad de ingresos y pérdidas en lugar de beneficios

Carbures, empresa industrial gaditana especializada en la fabricación de piezas de fibra de carbono,  ha corregido de forma drástica sus cuentas del primer semestre de este año tras someterlas a una auditoría de PricewaterhouseCoopers (PwC) al surgir dudas sobre las mismas. Tras rebajar a menos de la mitad los ingresos que había declarado inicialmente y reconocer que la compañía tiene pérdidas de 7,6 millones, en lugar de los beneficios de 11,4 millones que había comunicado inicialmente al Mercado Alternativo Bursátil (MAB), PwC ha avalado las nuevas cuentas, pero con dos advertencias y corrigiendo los datos de 2013.

PwC destaca que el pasivo corriente del grupo supera en 12,67 millones a su activo corriente. Para paliarlo, el grupo negocia aplazamientos de pago y financiación, habiendo logrado ya un préstamo de 13 millones. Los administradores han preparado un plan de tesorería con el que “estiman cerrar el ejercicio 2015 con liquidez suficiente”. Pero PwC advierte que ese plan depende de hipótesis significativas. “La existencia de una incertidumbre material que podría generar dudas significativas sobre la capacidad de la sociedad para continuar como empresa en funcionamiento está relacionada con el cumplimiento de dichas hipótesis”, señala el informe de auditoría. La otra advertencia es sobre el gran volumen de operaciones con entidades vinculadas a la propia Carbures, aunque la auditoría ha concluido que ninguna de las firmas analizadas es consolidable, ni asociada ni controlada por la compañía o sus directivos.

Las dudas sobre las cuentas se han visto confirmadas no solo por el hecho de que la compañía ha pasado de declarar ingresos de 41,9 millones hasta junio a solo 20,2 millones, y pérdidas en lugar de beneficios, sino también porque ha tenido que corregir las cuentas de 2013. Al reexpresarse pasan igualmente de beneficios a pérdidas con recorte del 21% en la cifra de negocio y del 58% en las ventas. El auditor entiende que una importante operación que se contabilizó en 2013 correspondía en realidad a 2014.

Pese al varapalo, la empresa sacó pecho ayer: “Carbures sale limpia, ordenada y con las cuentas claras de la catarsis en la que ha estado inmersa desde [que anunció la revisión de sus cuentas] el pasado 8 de octubre”, señaló la compañía en una nota de prensa. “Tras tres meses de suspensión de la cotización por las dudas mostradas por PwC, los resultados de la propia auditoría quedan muy lejos del peor escenario anunciado en octubre”, insistió la compañía en un comunicado en el que su consejero delegado, José María Tarragó, concluía: “Los inversores pueden estar tranquilos, la compañía tiene un futuro despejado: estamos profesionalizando la gestión”.

Carbures asegura que PwC admite la validez del criterio para la contabilización aplicado inicialmente para registrar contratos de 97 millones de dólares (unos 80 millones de euros) con la compañía china Shenyan Hengrui por la venta de lineales de fabricación de piezas de coches en materiales compuestos. Pero añade que el auditor ha recomendado, y la compañía ha aceptado, cambiar el criterio de contabilización por otro más prudente. Con los ajustes, Carbures incumplirá las previsiones de 2014, al cerrar con ingresos de 58 millones y pérdidas brutas de explotación de 9,1 millones. Pero espera resarcirse en 2015, con unas ventas de 118 millones y un resultado bruto de explotación cercano a los 13 millones.

El MAB comunicó este viernes que las acciones de la empresa volverán a cotizar este lunes, tras casi tres meses de suspensión. Carbures era la empresa estrella del MAB junto a Gowex, que entró en barrena al descubrirse que falseaba sus cuentas.