Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CNMV se resiste a dar por perdida la multa anulada a Jaime Botín

El supervisor dice que podría incoar otro expediente al exbanquero por la misma causa

Para reiniciar el proceso, debe terminar el actual, y los recursos podrían alargarlo años

Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV
Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se resiste a dar por zanjada la sanción que Jaime Botín no pagará tras quedar anulada por el retraso en su tramitación por parte del Ministerio de Economía. Ha enviado una nota en la que asegura que "sin perjuicio de otras posibilidades que ofrece la normativa, con carácter general, una vez caducado un procedimiento sancionador es posible incoar otro respecto del mismo sujeto y por los mismos motivos, en tanto no haya prescrito la infracción, como es el caso".

Lo que viene a decir el organismo que preside Elvira Rodríguez es que, si esta sanción queda anulada, puede volver a imponerla otra vez, e iniciar el proceso de nuevo, porque la ocultación de acciones al regulador no ha prescrito. El problema, explican fuentes jurídicas, es que, para poder incoar otro expediente, deben quedar zanjadas todas las apelaciones sobre el actual. Así, si una de las dos partes apela, y el proceso se alarga más allá de 2015, el asunto sí quedaría prescrito, lo que impediría seguir adelante en otra sanción.

Si el proceso actual se alarga más allá de 2015 por las apelaciones, la ocultación de acciones quedaría prescrita

La CNMV en su comunicado justifica este viernes que podría reiniciar el proceso, porque dicha interpretación ha sido acogida por el Tribunal Supremo en sentencia de 12 de junio de 2003, al resolver un recurso de casación en interés de ley. En dicha sentencia se fijaba la siguiente doctrina: "La declaración de caducidad y archivo de actuaciones establecidas para procedimientos en que la Administración ejercite potestades sancionadoras, artículo 44.2 de la Ley 30/92, no extinguen la acción de la Administración para ejercitar las potestades aludidas en ese precepto, siéndoles plenamente aplicable el art. 92.3 de la misma Ley".

El organismo supervisor hace esta consideración una vez conocida la sentencia de la Audiencia Nacional sobre el recurso contencioso-administrativo presentado a instancias de Jaime Botín, en la que se estima el recurso y se anula la Orden del ministro de Economía de 11 de octubre de 2013 al considerar que se habrían superado los 18 meses de tiempo máximo establecido por la ley para la tramitación de la sanción.

La CNMV impuso a Jaime Botín una sanción muy grave por ocultar al mercado desde 1993 hasta 2010 que una fundación de su familia poseía el 7,85% del capital de Bankinter. Jaime Botín fue consejero y presidente de Bankinter hasta 2002, cuando abandonó el banco. Hasta entonces solo había declarado tener el 16% del capital. Estas acciones se conocieron cuando se descubrieron 2.000 millones de euros de la fortuna de la familia Botín en el HSBC de Ginebra.

Más información