Repsol emitirá hasta 5.000 millones en deuda perpetua y venderá activos

La compañía quiere evitar una rebaja de su calificación crediticia por el aumento de deuda

El presidente de Repsol, Antonio Brufau (d) y el consejero delegado, Josu Jon Imaz.
El presidente de Repsol, Antonio Brufau (d) y el consejero delegado, Josu Jon Imaz.bernardo pérez

Repsol ha explicado a los analistas que tiene liquidez suficiente para abordar la compra de la canadiense Talisman Energy. Sin embargo, la compañía es consciente de que el aumento de la deuda que supone la operación pone en peligro su calificación crediticia, así que la empresa reforzará su estructura financiera con la emisión de bonos híbridos, deuda perpetua por importe de hasta 5.000 millones de euros. Además, venderá activos por uno 1.000 millones de dólares

Repsol era una compañía sin apenas deuda tras el cobro de la indemnización por la expropiación de YPF. Su deuda neta, según la presentación a analistas de este martes, es de 2.500 millones de dólares. Con la compra de Talisman, la deuda se multiplicará por seis, tanto por la asunción de la deuda y las acciones preferentes de Talisman como por el precio pagado por el 100% el capital. Así, pasará a ser de 15.400 millones de dólares.

Más información
Talisman acepta la oferta de Repsol
Repsol compra por 10.000 millones la petrolera canadiense
El beneficio de Repsol crece un 47% gracias a las plusvalías por YPF
Repsol estudia la compra “amistosa y rentable” de otra sociedad

La compañía que preside Antonio Brufau calcula que, con las hipótesis más probables, el endeudamiento de Repsol pasará solo de 1,6 a 1,9 veces el resultado bruto de explotación (EBITDA). En un escenario más difícil, la ratio de deuda puede pasar a 2,3 veces. El problema es que el escenario base de Repsol prevé precios del barril de petróleo de 85 dólares en 2015, 93 dólares en 2016 y 99 dólares en 2017, de modo que incluso el escenario adverso (con precios entre 70 y 80 dólares) parece ahora optimista, puesto que los precios han caído por debajo de los 60 dólares por barril.

Ante el riesgo para la calficación crediticia, Repsol planea emitir deuda híbrida, una especie de participaciones preferentes o bonos perpetuos que favorecen a la compañía con los criterios de las agencias de calificación para medir el endeudamiento. La empresa habla de emitir hasta 5.000 millones en bonos híbridos, que no sean dilutivos para los accionistas, en un momento en que hay apetito por estos títulos en los mercados financieros y los tipos de emisión son bajos.

Liquidez a corto plazo

Así, aunque a corto plazo tiene liquidez por 6.400 millones de euros, líneas de crédito por 2.600 millones más y otras fuentes de liquidez, a largo plazo la emisión de estos bonos híbridos le permitirá tener una mejor estructura financiera con la que defender su calificación.

Junto a ello, Repsol planea vender activos por importe de 1.000 millones de dólares. La compañía no ha especificado cuáles son los activos en venta, pero sí señala que se tratará de activos no ligados al precio del petróleo, pues la compañía es consciente de que en estos momentos el precio de esos activos está penalizado. En sus hipótesis, la compañía calcula la mitad de venta de activos en 2015 y la mitad en 2016. Además, la compañía también contempla 1.000 millones en sinergias.

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS