Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inditex concentra en Rusia sus aperturas pese a la crisis del rublo

La compañía textil ya tiene más de 500 tiendas en China

Escaparate de una tienda de Zara en un centro comercial de Moscú.
Escaparate de una tienda de Zara en un centro comercial de Moscú.

Inditex elabora su estrategia de aperturas a varios años vista, pensando siempre en el medio plazo. Una vez tomada la decisión, es difícil que se salga de la ruta marcada. Según está demostrando el imperio de Zara este ejercicio, ni siquiera una grave crisis como la que vive Rusia, que ha llevado al rublo a depreciarse con respecto al euro más de un 26% en lo que va de año, le hace pisar el freno. La empresa textil, dueña de cadenas como Oysho, Massimo Dutti o Bershka, ha abierto en los nueve primeros meses del ejercicio 230 nuevas tiendas en el mundo. Una de cada cuatro está en Rusia. En cuanto a la expansión en China, la gran apuesta del gigante textil en la última década, se frenó en la primera parte del ejercicio, pero toma fuerza al final del año con un aluvión de inauguraciones que le lleva a superar las 500 tiendas en el gigante asiático.

Rusia se ha convertido en el tercer mayor mercado para la cadena que preside Pablo Isla. El mayor grupo textil del mundo tenía al terminar octubre en ese país 442 tiendas en total, 56 más que cuando comenzó su ejercicio fiscal, el 1 de febrero. En ningún otro mercado ha apostado tan fuerte en lo que va de año.

La apuesta rusa

C. Delgado

El grupo Inditex tenía a 31 de octubre de este año 6.570 tiendas en el mundo,230 abiertas en 2014.

En Rusia abrió 56 locales más, una de cada cuatro inauguraciones del año. En este país cuenta con 442 comercios.

La marca de Inditex más extendida en Rusia es Zara, con 84 tiendas, 10 de ellas inauguradas a lo largo de los tres trimestres del ejercicio.

La compañía ha potenciado Bershka, que ya tiene 79 locales en Rusia, tras una docena de nuevas tiendas. Todas las marcas han estrenado locales allí: Massimo Dutti, ocho nuevos; Oysho, Zara Home y Pull&Bear, siete; Stradivarius, seis y Uterqüe, uno.

El siguiente mercado con más aperturas es Turquía, con 26 tiendas más, hasta los 193 locales. El tercer puesto como país más activo en inauguraciones lo comparten Japón, Italia y Alemania, los tres países con 16 nuevos establecimientos en lo que va de año. En España, mientras ha reducido el número de tiendas en 28, aunque en muchos casos los cierres responden a la sustitución de varias tiendas pequeñas por un solo local mayor.

La fuerte expansión rusa es muy clara en número de tiendas, pero es posible que no se traduzca en resultados económicos este año. La fuerte depreciación del rublo significa para Inditex que, incluso con 56 locales nuevos en nueve meses, para compensar y conseguir el mismo nivel de facturación en Rusia que en 2013, debería lograr aumentar su facturación en rublos un 40%.

Rusia vive inmersa en la inestabilidad económica por las sanciones internacionales y el hundimiento del combustible que exporta. Y su moneda ha quedado especialmente dañada. La caída del rublo se ha dejado notar en muchos negocios españoles: el turismo, por ejemplo, es uno de los grandes perjudicados, ante el retroceso de las visitas de los rusos a las costas españolas por el encarecimiento de los viajes.

Los problemas y las turbulencias en las divisas, sin embargo, no altera los planes de Pablo Isla. “Mantenemos el desarrollo de nuestro negocio en Rusia, debo decir que de un modo bastante satisfactorio, así que no haremos grandes cambios desde el punto de vista de estrategia o de aproximación a ese mercado”, señaló el jueves el presidente de la multinacional española en una conferencia con analistas de Bolsa.

Las divisas han pasado factura al grupo este año. En el primer trimestre fiscal, de febrero a abril, el grupo ganó 406 millones de euros, un 7,3% menos que en el mismo periodo un año antes. Las ventas se resintieron seis puntos porcentuales por el cambio de divisas al euro, muy fuerte en ese momento. Tres meses después, en sus cuentas semestrales, la caída de beneficio fue del 2,4%. Y el jueves la compañía presentó sus cifras hasta septiembre: en monedas locales las ventas subieron el 10%, pero aplicando el cambio a euros, el alza fue del 6,6%.

El efecto cambiario lastrará en tres puntos porcentuales  las ventas del grupo

Gracias a la depreciación del euro en los últimos meses, la empresa confía en mitigar el impacto en el ejercicio completo. Sin embargo, no se librará del todo del efecto divisa, en parte, por mercados como el ruso, donde tiene el 7% de todas sus tiendas. La compañía prevé que de media, el efecto cambiario sea de tres puntos porcentuales a la baja en sus ventas. “Es la referencia que todavía mantenemos para el año completo”, confirmó Isla a los analistas. “En términos de margen bruto, esperamos estabilidad en la segunda mitad del año”, explicó.

En la presentación a los mercados, Isla repasó las nuevas aperturas del año. Se entretuvo especialmente en mostrar la imagen de su nuevo local estrella en Shanghai. Situado en la calle comercial East Nanjing, la tienda de Zara ocupa un enorme edificio forrado de mármol y con una puerta flanqueada por columnas doradas. “Merece una visita. No hay duda de que es una tienda muy impresionante, en la mejor parte de la calle más relevante de todo China. Nuestra estrategia de negocio en este país creemos que es muy potente, con una combinación entre apertura de tiendas, mercado online y, ahora, también ventas en Tmall [la macrotienda online de Alibaba]”, dijo con entusiasmo. “Estamos muy contentos con la evolución en China y vemos un gran potencial”, insistió.

China es la apuesta de Inditex desde hace diez años. Y la expansión en el país se aceleró en el último lustro, hasta convertirse en su segundo mayor mercado tras España. El 31 de octubre tenían en este país 457 tiendas. La enorme cifra, sin embargo, supone un avance muy pequeño durante los nueve meses del ejercicio en curso: solo son 12 locales más que al terminar 2013.

¿Significa que la empresa ha decidido frenar su estrategia en el gigante asiático? La compañía lo niega rotundamente. Un portavoz señaló que la cifra es más baja que otros años a estas alturas por “cuestiones de calendario”. Muchas de las nuevas tiendas están en centros comerciales, por lo que su inauguración está vinculada a la de las grandes superficies, que se está produciendo a final de año. El avance en China se verá en el último trimestre. La tienda estrella de Shanghái, por ejemplo, fue inaugurada el 29 de noviembre.

Según los objetivos del año, China iba a pasar en 2014 la barrera de las 500 tiendas, un hito que ha cumplido ya. “Nuestro crecimiento en espacio y los lanzamientos de tiendas online van en el rumbo correcto”, aseguró Isla.

Fe de errores

En la versión inicial se decía que los tres países donde ha habido 16 aperturas este ejercicio eran Japón, Jordania y Alemania, cuando lo correcto es Japón, Italia y Alemania.

Más información