Alemania recorta a la mitad su pronóstico de crecimiento para 2015

El Bundesbank no aprecia "mejoras importantes" ni siquiera en el primer trimestre próximo

Jens Weidmann, presidente del Bundesbank.
Jens Weidmann, presidente del Bundesbank.K. B. (Bloomberg)

El Bundesbank ha revisado drásticamente a la baja sus expectativas de crecimiento para el país germano, que en 2014 crecería un 1,4%, medio punto menos de lo esperado anteriormente, mientras que el próximo año lo haría un 1%, la mitad de lo anticipado el pasado mes de junio. De cara a 2016, las nuevas previsiones de la institución presidida por Jens Weidmann contemplan una expansión del Producto Interior Bruto (PIB) germano del 1,6%.

Hace ya tiempo que los expertos y organismos como el Fondo Monetario Internacional avisaban del deterioro de las expectativas en la primera economía del euro y hace mes y medio, el propio Gobierno alemán rebajó drásticamente sus previsiones.

Más información
El Bundesbank advierte de que comprar deuda no sube el PIB
El Bundesbank reprocha a Bruselas su laxitud con Francia e Italia
El Bundesbank busca su sitio frente al poder de Mario Draghi
El Bundesbank rechaza que se relaje el ajuste del déficit en favor del crecimiento

Ahora, el Bundesbank señala que, tras el "enérgico arranque de año", la economía alemana se ha movido hacia una senda de crecimiento más plana en el segundo y tercer trimestre, no cumpliendo las expectativas de las previsiones de junio. Y añade que no aprecia "una mejora importante en el horizonte final de 2014 y el primer trimestre de 2015".

El banco central germano apuntó que el crecimiento potencial del país se verá impulsado por la inmigración, mientras que la decisión de adelantar a los 63 años la jubilación completa y la introducción de un salario mínimo perjudicarán a la actividad. "Sin embargo, hay razones para esperar que la actual fase de atonía será breve", apuntó Weidmann, y subrayó que los cimientos de su economía se encuentran todavía en una "remarcable buena forma", lo que no sólo beneficia a la economía doméstica, sino que permite a los exportadores aprovechar las oportunidades en los mercados internacionales, "que deberían aumentar en el transcurso de 2015".

En cuanto a los precios, el Bundesbank ha revisado a la baja sus pronósticos de inflación, hasta el 0,9% este año, frente al 1,1% previsto anteriormente, y al 1,1% en 2015, cuatro décimas menos de lo anticipado en junio, mientras que en 2016 los precios subirían un 1,8%. No obstante, el banco central alemán ha advertido de que el precio del crudo Brent ha bajado un 11% adicional desde que la entidad elaboró sus previsiones, lo que implicaría la necesidad de revisar nuevamente a la baja los pronósticos de inflación, mientras que habría que mejorar los de crecimiento.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

"Si se mantuvieran los bajos precios del petróleo, la inflación armonizada prevista para 2015 debería rebajarse en cuatro décimas", señala el Bundesbank, que considera "más difíciles de cuantificar" las consecuencias de esta bajada del crudo en la economía real.

Sin embargo, el crecimiento de la economía podría ser entre una o dos décimas más alto para cada uno de los dos próximos años, añadió la entidad. "Una caída de estas proporciones del precio del crudo tiene el efecto de un minipaquete de estímulo al reducir los costes para hogares y empresas", destacó el presidente del Bundesbank.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS