Altice ofrece 7.000 millones por Portugal Telecom

La compañía francesa paga seis veces más que el valor bursátil de la operadora

Los rumores se han convertido en realidad. La francesa Altice, en un comunicado oficial, ha anunciado que ofrece 7.025 millones para comprar Portugal Telecom, ahora en proceso de fusión con la brasileña Oi. La oferta es seis veces más que la valorización bursátil de la compañía, pero se trata de una oferta por los activos portugueses libres de deuda. La acción de PT se disparaba un 11% en la Bolsa de Lisboa mientras que la de Altice perdía un 2%

La venta era inevitable. Oi necesitaba urgentemente capital, pues aparte de la deuda de 12.000 millones, tiene la amenaza de ser adquirida por TIM Brasil.

En la oferta de Altice se incluyen 400 millones relacionados con facturación futura de PT y otros 400 millones con la generación de caja, pero excluye la deuda de Rioforte (897 millones) y las acciones de la autocartera de Oi y los vehículos de financiación de PT, según el comunicado.

La empresa dirigida por Dexter Goei, dueña en Portugal de Cabovisão y Oni, anuncia que si se acepta la oferta, la transacción será financiada a través de la emisión de nueva deuda y con dinero en caja de la propia Altice, aunque sin especificar cantidades.

Pese a los temores de los sindicatos presentes en PT, Altice ha avisado que su objetivo no es desmantelar la empresa, sino crear 4.000 puestos de trabajo a través de centros de llamadas. En cualquier caso, PT afrontará una fuerte reconversión laboral. Si la compra llega a su final, PT representará el 20% de la facturación de Altice.

Detrás de esta gran operación también están las operadoras de Telefónica (Vivo) y de Carlos Slim (Claro) en Brasil

No parece que sea el último movimiento, de ahí la rapidez que se ha dado Altice en presentar una oferta formal. Dos fondos, Apax Partners y Bain Capital, también han anunciado sus deseos de adquirir PT en un negocio que acabará moviendo cerca de 20.000 millones de euros.

Según la prensa brasileña, la operación de OI sería a tres bandas. Con el dinero de la venta de PT (más de 7.000 millones), compraría TIM Brasil en unión de la operadora de Carlos Slim en Brasil (Claro) y la de Telefónica (Vivo).Esa compraría se elevaría a los 12.000 millones de euros.

En la actualidad, el mercado brasileño del móvil, de 153 millones de abonados, se reparte entre la operadora Vivo (29%), la italiana TIM (27%), Claro (25%) y, la más débil de todas, OI (18,5%). La operación debería ser aprobada por los accionistas de TIM Italia, que serían compensados con un 5%. Si OI no se da prisa, la operación podría volverse en su contra: las otras tres operadoras fagocitarían a OI.

Un cambio radical

En un año, el escenario de PT ha cambiado radicalmente. Su hasta hace un mes director general Zeinal Bava, proyectó una fusión con la brasileña OI como una forma de que PT ampliara fronteras y en un país tan prometedor como Brasil. En principio, en esa compañía fusionada, PT iba a tener el 35% y sería dirigada por el mismo Bava. Pero hace cinco meses, uno de los accionistas de referencia de PT (10,5%), el Banco Espírito Santo, fue intervenido, su grupo empresarial cayó en la bancarrota, y PT era pillada con una deuda sin cobrar de Rioforte (grupo no financiero de Espírito Santo) de casi 900 millones de euros. Eso desembocó en que la participación de PT en OPI caía al 25% y en la desconfianza de los accionistas brasileños en su máximo dirigente, Zeinal Bava, que hace un mes decidió dimitir.

Sin Bava en la dirección, que aunque fuera solo sentimentalmente miraba por los intereses de PT, los brasileños no tenían mayor interés en Portugal. Además necesitaba urgentemente dinero para evitar una OPA hostil.

Aunque el Gobierno de Portugal ha advertido que no intervendrá en la operación, sí que Novo Banco (la parte buena del intervenido BES), puede bloquear la oferta. De llevarse a su fin, el país habrá perdido en cinco meses dos de la empresas que eran su bandera, el grupo Espírito Santo y Portugal Telecom.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS