Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

6.000 supervisores se juegan su prestigio con el nuevo test a la banca

El BCE publica este domingo las pruebas de solvencia de 129 entidades. Las españolas afrontan su cuarto examen de resistencia

Mario Draghi, presidente del BCE, en junio pasado.
Mario Draghi, presidente del BCE, en junio pasado. Getty Images

Los test de solvencia de la banca han perdido su credibilidad ante la opinión pública europea. La razón es que los dos que se han hecho hasta ahora, en 2010 y 2011, no advirtieron de los enormes problemas de solvencia que tenían algunos bancos que quebraron más tarde.

El responsable de aquel fiasco fue la Autoridad Bancaria Europea, (EBA) por sus siglas en inglés, con sede en Londres. Ahora, el Banco Central Europeo (BCE), futuro supervisor único, ha tomado la batuta y ha cambiado la metodología para acabar con este desprestigio y conocer realmente cómo están los bancos y que puedan empezar a dar créditos.

Unos 6.000 supervisores de los 18 bancos centrales de la Zona euro, además del BCE, se juegan su prestigio en unas pruebas que han preparado durante un año y que han costado 500 millones. Este domingo, el BCE y la EBA ofrecerán los resultados. Fráncfort analiza 129 instituciones de la Zona euro. La EBA incluye a las británicas y filiales de otros países no euro. En total, se estudiarán unos 150 grupos bancarios. El importe total de los activos analizados es 3,72 billones, el 58% del total de todas las entidades.

Los bancos examinados son los que, a partir del próximo 4 de noviembre estarán supervisados por el BCE ya que superan los 30.000 millones en activos o el 20% del PIB del país de origen.

Fráncfort analiza 129 instituciones de la Zona euro con unos activos totales de 3,72 billones, el 58% del total de todas las entidades.

Se esperan algo más de veinte suspensos. Entre ellos, ningún español. El BBVA, Sabadell, Popular, Santander, Bankinter, Ibercaja, La Caixa, Grupo Cajamar, Kutxabank y Unicaja, así como los que recibieron ayudas, Bankia, Catalunya Banc, BMN, Liberbank y Novacaixagalicia (ahora Abanca), son lo que han sido examinados.

La prueba se centrará en dos partes: el Asset Quality Review (AQR), que es la revisión de las carteras de crédito con más riesgo (y las provisiones que tengan asignadas) y, en segundo lugar, en un estrés a las cuentas para comprar si tienen capital suficiente para afrontar una hipotética tercera recesión con más paro y mayor caída del precio de la vivienda. Los que no lo superen, deberán intentar conseguir el capital en el mercado. Si no, será su Gobierno el que pida un préstamo a Europa para tapar el agujero.

El Banco de España y Ministerio de Economía esperan que esto no ocurra a ningún banco español porque están más reforzados que sus competidores europeos, ya que han tenido un examen más. En 2012, la banca española se sometió a unas duras pruebas de resistencia capitaneadas por Oliver Wyman para saber cuánto dinero debía pedir España a Europa para sanear el sector mediante un rescate financiero. El resultado fue se precisaban 40.000 millones, principalmente para Bankia, Catalunya Banc y Novagalicia. Estas dos últimas ya se han vendido, junto con el Banco de Valencia, lo que han supuesto pérdidas irrecuperables de 26.000 millones para los contribuyentes. Según el supervisor, desde 2008 la banca española ha incrementado las provisiones en 281.000 millones, el 28% del PIB, y ha elevado el capital en 61.400 millones.

No obstante, la dureza del examen podría hacer que alguna entidad tuviera algún déficit en el test, cerrado a 31 de diciembre de 2013, que lo habría podido subsanar durante 2014.

“El objetivo de las pruebas es triple: incrementar la transparencia de las cuentas de los bancos, reparar los balances de las entidades débiles y recuperar la confianza en el sector para que pueda dar crédito”, apunta Fernando de la Mora, director general de Álvarez & Marsal, consultora financiera internacional que ha asesorado a varias entidades para estas pruebas. En cuanto a la transparencia, tanto ejecutivos de grandes entidades como de esta empresa, coinciden en señalar que nunca ha habido tantos datos sobre los entresijos de un banco. “Se calcula que se van a conocer 12.500 cifras sobre cada banco, lo que supone 1,9 millones de datos en total. Esto no había ocurrido nunca antes”, apunta De la Mora.

Respecto a la reparación de balances, Mario Draghi, presidente del BCE, comentó el 9 de octubre: “Desde el verano de 2013, los bancos de la Zona euro han fortalecido sus balances en 203.000 millones. Esto incluye 59.800 millones en más capital, 31.600 millones en cocos” (instrumentos de capital) “26.000 millones con retención de beneficios, 18.300 millones por venta de activos, 17.600 en nuevas provisiones y unos 50.000 en otros activos”. El mercado aguarda en tensión el veredicto.