Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amazon multiplica por diez las pérdidas en el trimestre

Sigue invirtiendo para reforzar su infraestructura de red, con un segundo centro de datos en Europa

Jeff Bezos, consejero delegado de Amazon.
Jeff Bezos, consejero delegado de Amazon. AP

Amazon cerró el tercer trimestre con pérdidas de 437 millones de dólares, diez veces más que hace un año. Es algo a lo que están acostumbrados en Wall Street. La compañía que dirige Jeff Bezos sigue destinando una masa ingente de efectivo a expandir su dominio del comercio electrónico y reforzar su infraestructura de gestión de datos. Pero como dicen en el parqué, hay un límite y sus acciones cayeron más de un 10%.

No es el mejor momento para Amazon, pese a que cada vez más dinero del consumidor emigra de la tienda física a la red. Además, cuenta con un ecosistema de dispositivos —tabletas Kindle y el Fire TV— que le sirven a la vez como vía de entrada a su portal y de plataformas para generar ingresos por publicidad. Ahora está gastando también en desarrollar contenido propio.

Los ingresos de Amazon ascendieron en el trimestre a 20.580 millones, un incremento del 20% cuando se compara con el mismo periodo de 2013. Los inversores, que no ven ni un céntimo de esa ingente cifra de negocio, buscan en los resultados detalles que le sirvan para entender mejor en qué nuevos negocios está invirtiendo para crecer y cuánto.

Horas antes de publicar sus cuentas, anunciaba la apertura de un nuevo centro de datos en Europa, en Frankfurt, para atender la demanda creciente en la región. El primero lo tenía en Irlanda. El Amazon Web Services (AWS) es el fuerte oculto de Bezos y que le permite competir en el negocio de la gestión de datos en la nube frente a rivales como Google, Microsoft, IBM o Cisco.

Los inversores quieren ver que estas inversiones son rentables. No es el caso del teléfono Fire. Le puso un precio demasiado alto y limitó su distribución a las tiendas de AT&T. Ni siquiera las rebajas le ayudaron. Para resucitarlo debería presentar alguna innovación que logre atraer la atención. Pero se ve ya como algo pasado, hasta el punto de que los analistas casi ni preguntaron.

El rotundo fiasco del Fire Phone se reflejó en los resultados de Amazon con pérdidas de 170 millones. También la reciente compra de Twich, una plataforma que distribuye contenido audiovisual basado en videojuegos en línea y por la que desembolsó 1.000 millones. También acaba de presentar el nuevo servicio de Prime Music, que ofrece gratuito a sus abonados como anzuelo.

Microsoft convence

Junto a Amazon, también presentó resultados al cierre de mercado Microsoft, la otra gran tecnológica de Seattle. La dueña del sistema operativo Windows registró una ganancia de 4.540 millones de dólares en su primer trimestre fiscal, un 8% menos que hace un año. Los ingresos de la compañía que dirige desde febrero Satya Nadella subieron a 23.200 millones, un 25% más.

En su caso, cumplió con las previsiones de Wall Street gracias en gran medida a la apuesta por los servicios de gestión de datos para las empresas. Un negocio que va camino de generar 4.400 millones en el ejercicio. El incremento en esa división fue del 128% en el año. Es, en cualquier caso, una cantidad aún pequeña cuando se compara con las ventas de programas informáticos.

Más información