Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Compara y acierta con tu hipoteca

Adquirir un crédito para la vivienda es una actividad de riesgo no apta para desinformados

Comprar una vivienda cada vez es más posible.
Comprar una vivienda cada vez es más posible.

En los últimos meses, la competencia de los bancos para captar a los clientes más solventes que necesitan financiación hipotecaria para comprar su primera vivienda se está incrementando de forma notable. De los disuasorios diferenciales por encima de los dos puntos porcentuales, se está pasando a diferenciales del 1,65% sobre el euríbor. Y, con permiso de la economía, no es aventurado pensar que el 2014 puede cerrar con préstamos rondando el punto y medio. 

Sin embargo, el tipo de interés variable no lo es todo. Hay que analizar otro tipo de características y cláusulas hipotecarias para poder acertar en la contratación de una hipoteca. Frecuentemente, la mejor hipoteca no es la de menor tipo de interés nominal.

Aprender a comparar los diferentes préstamos hipotecarios que ofrece el mercado es imprescindible si no queremos tener disgustos en un futuro con las cuotas de nuestra hipoteca. En este artículo daremos las claves de la elección inteligente de la financiación con garantía real.

Lo primero, informarse

Para saber comprar hay que saber qué se comparar y el préstamo hipotecario es un producto financiero mucho más complicado y arriesgado de lo que el cliente pensaba. Dejar esta decisión económica trascendental para el bienestar de la familia en manos del banco es, cuanto menos, temerario.

El mejor consejo que uno puede recibir es el siguiente: si no estás dispuesto a dedicarle varios días a aprender los fundamentos del préstamo hipotecario, mejor no pidas una hipoteca. Arriesgas todo tu presente patrimonio y el de tus posibles avalistas. Para formarte, está la guía editada por el Banco de España, algo escorada a los intereses de los bancos.

Una vez tenemos las nociones necesarias y no antes, llega el momento de comparar hipotecas. Usar un comparador actualizado y con diferentes filtros es mucho más útil que ir de oficina en oficina. Hay que tener claro que las mejores hipotecas por tipo de interés pueden, o bien no estar a nuestro alcance por pedir requisitos que no cumplimos, o bien no resultarnos interesantes por los productos asociados o letra pequeña del tipo cláusulas suelo. Para ello no queda otro remedio que ir ficha por ficha y analizar lo que pide y lo que ofrece. 

Cómo elegir y contratar

Una vez hemos comparado las hipotecas y seleccionado las que nos parecen mejores y están a nuestro alcance, llega el momento de profundizar, leyendo la Ficha de Información Precontractual (FIPRE) de cada una de ellas. Nos ofrece una información general no vinculante, si bien orientativa de lo que acabaremos pagando.

El proceso de contratación de una hipoteca suele llevar más de un mes, entre que entregamos la documentación actualizada al banco, se aprueba la hipoteca, se tasa la vivienda y se prepara toda la documentación para firmar ante notario.

Lo recomendable, al menos hasta la tasación, es solicitar la financiación a varios bancos a la vez (como referencia, al menos a tres). Nos tienen que entregar la Ficha de Información Personalizada (FIPER), documento que ya va a nuestro nombre y contiene las características básicas del préstamo hipotecario que hemos solicitado.

Una vez un banco o varios hayan aprobado la operación, tendremos que decidirnos por el que mejor condiciones nos ofrezca y tasar. Si la tasación sale suficiente, llega el momento de pedir la oferta vinculante y comprobar que lo aprobado se ajusta a lo que nos anunciaron en el FIPER. De no ser así, valorar la firma de las otras hipotecas aprobadas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información