Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas cree que el tratamiento fiscal de Irlanda a Apple son ayudas de Estado

La UE podría obligar al Gobierno a recuperar el dinero que perdonó a la empresa

Logotipo de Apple en su tienda en Tokio (Japón)
Logotipo de Apple en su tienda en Tokio (Japón) EFE

La Unión Europea considera que Irlanda incurrió en ayudas de Estado ilegales al acordar con Apple un cambio en su régimen de fiscalidad empresarial que permitió a la tecnológica abaratar su factura fiscal si invertía en ese país. Según los documentos no confidenciales hechos públicos ayer por la Comisión Europea, las autoridades irlandesas adaptaron hasta en dos ocasiones (en 1991 y en 2007) su legislación fiscal para favorecer los intereses de la multinacional estadounidense, a cambio de que esta mantuviese los puestos de trabajo en el país. En la sede de Apple para Europa, África y Oriente Medio, situada en Cork (Irlanda), la empresa de Mountain View tiene cerca de 1.000 empleados.

“La Comisión Europea considera que, a través de estos cambios, Irlanda confirió ventajas a Apple”, señala el comisario de Competencia, Joaquín Almunia, en una carta dirigida en junio pasado —cuando la UE anunció la apertura de la investigación— y hecha pública ayer por el propio Ejecutivo comunitario. En la misiva, Bruselas recuerda que los Tratados de la UE permiten las ayudas de Estado en casos excepcionales, pero plantea “dudas” sobre la compatibilidad de las ayudas a Apple con la reglamentación del mercado común.

Cuando el Diario Oficial de la UE publique oficialmente las claves de la investigación, el Estado irlandés, Apple o empresas que consideren que ha sido perjudicado por los acuerdos fiscales, disponen de 30 días para presentar sus comentarios o alegaciones. Si las indagaciones, aún en fase preliminar, concluyen que Apple se benefició de estos cambios impositivos a medida, Bruselas podría obligar al Gobierno irlandés a recuperar el 100% del dinero que dejó de percibir entre 2003 y 2013.