Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El veto ruso tira los precios en los sectores ganaderos

La medida dificulta las exportaciones de porcino a Asia

El veto ruso a las importaciones comunitarias de frutas, hortalizas, carnes y leche ya está afectando negativamente, además del sector hortofrutícola, a las producciones ganaderas con fuertes rebajas de los precios por el aumento de los excedentes y el reajuste de la oferta en los mercados mundiales.

En leche se ha producido el hundimiento de las cotizaciones internacionales tanto de la leche en polvo como de la mantequilla. Grandes operadores como China están retrasando sus compras para que sigan creciendo las existencias y bajando los precios. Ante los mayores excedentes en otros países de la Unión Europea, el mercado español se convierte en una de las salidas más cercanas.

En España los precios de la leche ya se encontraban en caída libre desde los 0,39 euros por litro en abril a los 0,32 euros actuales. Aprovechando el veto ruso, las industrias han intensificado su política de bajada de precios en origen para frenar el fuerte incremento de las producciones y evitar así superar la cuota.

En porcino, aunque antes del veto ruso ya estaban cerradas las fronteras por razones sanitarias, la prohibición está afectando indirectamente a los mercados comunitarios, donde España es el segundo país productor, con 3,5 millones de toneladas, solo por detrás de Alemania, y un exportador neto con 1,3 millones de toneladas.

Tras ese cierre anterior de fronteras, el sector se vio obligado a la búsqueda de mercados alternativos. Las ventas españolas en terceros países se elevan a unas 350.000 toneladas, de las que 114.000 correspondían a Rusia y otras 140.000 toneladas a varios países asiáticos, como China y Hong Kong.

El veto afecta también a las exportaciones de otros países como Canadá o Estados Unidos, que ha provocado que en esos países hayan debido buscar nuevas salidas en los mercados asiáticos, lo que ha supuesto para la UE una mayor competencia, reducción de operaciones, más excedentes y bajadas de las cotizaciones.

En vacuno, los precios han experimentado igualmente una reducción ante las mayores dificultades para exportar carne a otros países comunitarios como Francia. En medios del sector, se estima que no se produce el hundimiento de los mercados por la continuación en las ventas de animales vivos a varios países africanos y de Oriente Próximo, como Libia o Líbano, aunque actualmente se han reducido los envíos.

Frente a los 100.000 animales exportados hace varias campañas, actualmente esas exportaciones han caído hasta unas 50.000 unidades; una situación muy similar se repite en el caso del ovino.