Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las eléctricas afirman que la reforma ha sido “dañina, pero arreglará el déficit”

La patronal Unesa afloja en sus críticas contra el Ejecutivo

El presidente de la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa), Eduardo Montes, aflojó ayer sus críticas contra el Ministerio de Industria por la reforma eléctrica. “Era necesaria una reforma, no sé si esta; el Gobierno ha tomado medidas muy dañinas para el sector; pero el déficit de tarifa va a ser reducido prácticamente a cero en caso de que todo el mundo cumpla”, dijo Montes, que añadió: “Tenemos estabilidad regulatoria”.

“Hemos luchado todo lo posible para hacer que la Ley fuera diferente, y se ha llegado a lo que se ha llegado; ahora vamos a ver qué se puede hacer”, se resignó Montes. Para este directivo, los ajustes afectan negativamente a las tecnologías más eficientes y dijo que la reforma introduce nuevas cargas fiscales para la generación eléctrica que han supuesto una reducción en la rentabilidad de la actividad de distribución y no ha avanzado hacia un mayor grado de liberalización.

En ese sentido, subrayó Montes que a partir de ahora hay que pelear por eliminar los costes políticos de la factura eléctrica, que sigue siendo uno de los más altos de la Unión Europea, la liberalización del mercado y los ciclos combinados. Sobre los ciclos combinados, enfatizó que si se quieren mantener es necesario “cambiar el sistema de pagos por capacidad”, ya que a día de hoy deben de funcionar no más allá del 50%-60% de los instalados y en un régimen bajísimo (12% de la potencia).

Montes, que ayer presentó la Memoria de Unesa correspondiente a 2013, considera que fue un año de “inflexión” para el sector y que le reforma se hizo para “cuadrar un déficit” que era estructural en el sector y suponía un total de 10.500 millones. Ese déficit de tarifa ascendió a 3.189 millones en 2013, un 43,1%, inferior al ejercicio anterior.

La actividad nacional de las eléctricas de Unesa (Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Endesa, EDP y E.ON) registró un beneficio bruto de 3.681 millones de euros, lo que supone un 14,1% menos que el año anterior. El beneficio neto de las eléctricas fue de 2.187 millones, un 32,6% más que en 2012.