Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONTABILIDAD NACIONAL

El Banco de España advierte de riesgos de frenazo en la recuperación

La institución detecta un "comportamiento menos expansivo de la demanda interna"

El Banco de España se ha sumado este miércoles al coro de voces que advierten del riesgo de que la incipiente recuperación de la economía eche el freno en lo queda de año. Según afirma la institución en su último boletín económico, correspondiente a septiembre, los indicadores de este tercer trimestre apuntan a un "comportamiento algo menos expansivo de la demanda privada". Sobre todo, añade el informe, en el consumo de las familias, lo que contrasta con la supuesta recuperación del empleo.

El Banco de España advierte de riesgos de frenazo en la recuperación

"En el caso del consumo de las familias, los indicadores de opinión de hogares y comerciantes minoristas se situaron en el promedio de julio y agosto en un nivel algo inferior al del segundo trimestre", señala el boletín, que destaca que el gasto de los hogares permitió a la demanda crecer a un ritmo del 0,6% intretrimestral entre abril y junio. Esta tasa supone una importante mejora de cinco décimas con respecto al primer trimestre.

Del lado de la inversión, el supervisor indica que "la información disponible relativa a la inversión en bienes de equipo muestra una cierta moderación de la tendencia fuertemente expansiva de los últimos trimestres". La construcción, por su parte, ralentiza su actividad tras lograr en el arranque de 2014 el primer avance de los últimos tres ejercicios.

En cuanto a lo que ocurre de fronteras hacia fuera, la menor aportación que se espera de la demanda interna no encuentra compensación en el sector exterior. Y eso que las exportaciones recuperan el brío perdido en los meses previos. A este respecto, el Banco de España destaca que los datos de Aduanas de julio reflejan un importante incremento de las ventas en el extranjero con un 17,5%. La mejora, sin embargo, se ve diluida por una subida mayor del valor de las importaciones. De hecho, hasta julio, el déficit comercial duplica el balance de hace un año, con 13.700 millones.

Frente a esta atonía, las noticias más positivas siguen viviendo del lado del turismo, que “confirma la fortaleza del sector” en verano, su temporada más importante. En cuanto al mercado laboral, los datos de afiliación muestran “una cierta moderación de la creación de empleo en julio y agosto, con respecto al dinamismo observado en la primera mitad del año”. El empleo avanzó un 0,8% entre abril y junio, lo que supone la primera variación interanual positiva desde el segundo trimestre de 2008.

Según recuerda el Banco de España, el PIB creció un 0,6% en el segundo trimestre con respecto al trimestre anterior, dos décimas más que en el arranque del año. En términos interanuales, alcanzó un crecimiento del 1,2% en el segundo trimestre, frente al 0,5 % mostrado en los primeros tres meses del año. Con vistas al futuro, las perspectivas no son tan halagüeñas.

El análisis del organismo que dirige Luis Linde refuerza las dudas sobre la reactivación que hace unos días reconoció el propio ministro del ramo, Luis de Guindos, que admitió que España no es inmune a las incertidumbres que recorren Europa. En este sentido, Mario Draghi, presidente del BCE, declaraba esta misma semana que la reactivación está perdiendo impulso por el estancamiento de tres de sus grandes economías: Alemania, Francia y, especialmente, Italia, que ha vuelto a caer en recesión.

Para el Banco de España, los indicadores más recientes confirman “un escenario de recuperación frágil, lastrada por los elevados niveles de desempleo y deuda y por la persistencia de un contexto de fragmentación financiera, al que se han unido nuevos desafíos por la debilidad del comercio mundial y del recrudecimiento de las tensiones geopolíticas”. Ante este panorama, el Gobierno dejará en una o dos décimas la esperada revisión al alza de sus previsiones de crecimiento para 2014, actualmente en el 1,2%, ya que confía en que las medidas de estímulo del BCE consigan sacar a Europa del bache. Para 2015, la cifra rondará el 2%.