Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno promete costear el cambio en las antenas de televisión

Las comunidades de vecinos tienen hasta el 1 de enero para resintonizar sus instalaciones

El ministro de Industria, José Manuel Soria, tras el Consejo de Ministros.
El ministro de Industria, José Manuel Soria, tras el Consejo de Ministros.

Las antenas de televisión de aproximadamente un millón de edificios van a tener que sufrir una nueva adaptación para poder recibir la Televisión Digital Terrestre (TDT) antes de que acabe este año y el Gobierno ha rectificado y se comprometió hoy a dar ayudas para costear el cambio. La factura de esta nueva adaptación, que el Ejecutivo de Zapatero había llegado a cifrar en 800 millones de euros, ha sido rebajado ahora hasta menos de 300 millones de euros porque, según fuentes del Ministerio de Industria, el plan de reantenización, como se dice en la jerga del sector, es menos ambicioso.

Esta adaptación de antenas, que afecta al 55% de la población, se enmarca en un proceso de reordenación por mandato de la Unión Europea —dentro del llamado dividendo digital— por el cual algunas cadenas de televisión abandonarán las frecuencias de ocupan (la banda de 800 megaherzios) para dejar ese espacio a los operadores de telefonía móvil 4G. El plazo para cambiar los amplificadores de las antenas de los edificios vende el 1 de enero, pero esa fecha no implicaría un apagón total, ya que se perderá la señal de algunos canales, pero las cadenas más importantes seguirán viéndose con normalidad por la vía habitual.

El Gobierno, que ha aprobado hoy el Plan Técnico Nacional de la TDT, por el cual se pasará de 10 a ocho canales múltiples, ha cambiado de opinión respecto al pago del proceso de cambio, ya que hasta ahora había defendido que los consumidores costearan el cambio, a diferencia de lo que había prometido en su día el Gobierno socialistas. Hoy, sin embargo, aseguró que dará ayudas por valor de 292 millones de euros, un montante que es, según fuentes de Industria, lo que costará el total del proceso.

El precio previsto ha encogido de 800 a 300 millones. El motivo es que el plan de 2011 contemplaba adaptar 1,2 millones de edificios con un coste medio de 42 euros por hogar y el actual plan lo reduce a 22,6. La razón, según el Gobierno, es que se ha comprobado que es necesario adaptar menos edificios y que se aprovecharán mejor las frecuencias.

El millón de edificios que tendrán que adaptarse cuenta con 12,9 millones de viviendas y en ellas residen 26 millones de ciudadanos. Hay otros 21 millones, un 45% de la población, que no necesitan cambios, entre los que figuran 9,2 millones de viviendas unifamiliares y 179.000 edificios colectivos residenciales. Las comunidades de vecinos deben comprobar si forman parte del grupo que sí tiene que efectuar cambios, pedir presupuestos y encargar los adaptadores a las compañías instaladoras. No se trata de un cambio de las antenas de los edificios, sino de los equipos amplificadores que suelen encontrarse en los cuartos de otras instalaciones.

Después, los vecinos podrán pedir al Gobierno que les devuelva lo que han pagado. Las facturas estimadas oscilan entre los 150, en los edificios en los que solo hay que cambiar un múltiple, y los 550 euros, cuando afecta a cinco múltiples digitales. Dentro de los hogares, los telespectadores solo tendrá que resintonizar su televisor.

El Ministerio también explicó hoy que prepara una nueva prueba piloto en Zamora para la próxima semana para detectar las interferencias que puedan surgir con la convivencia de la tecnología 4G y la TDT. En el pasado, en otras pruebas, sí se detectaron algunos problemas, pero el Gobierno sostiene que si surgen interferencias y necesaria alguna medida, el coste será responsabilidad de las operadoras de telecomunicaciones.

Una vez aprobado el plan técnico, el Gobierno tiene un plazo de seis meses para sacar a concurso los nuevos canales y el objetivo es que estén orientados a la alta definición.