Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Galán reclama una nueva política energética en la Unión Europea

El presidente de Iberdrola señala que la UE requiere un marco normativo armónico

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha señalado este viernes que es imprescindible la creación de una “Unión Europea de la Energía” mediante una nueva política energética común, basada en cuatro pilares: más Europa, más mercado, mayor estabilidad y mayor visión de largo plazo. Para ello se requiere un marco normativo predecible y armónico y la constitución de un regulador único, añadió en su intervención en el XIX Foro España-Estados Unidos que se celebra en Marbella.

Galán ha subrayado que la propuesta está en línea con lo apuntado por el nuevo presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, como una de las reformas estructurales pendientes clave de cara a mejorar la competitividad industrial.

“Más Europa, más mercado, mayor estabilidad y mayor visión a largo plazo”

El presidente de Iberdrola ha señalado que la UE requiere un marco normativo predecible y armónico, así como la constitución de un regulador único que vele por el cumplimiento homogéneo de la normativa en todos los Estados Miembros. Se trata de propuestas que los grupos Magritte, que engloba a las 10 principales eléctricas europeas, o European Roundtable, que agrupa a las 50 mayores compañías industriales, en los que está presente Iberdrola, ya han planteado a los líderes de la UE y de diversos países.

El gran problema que padece el sistema energético europeo, según Galán, es el coste, muy elevado respecto al de EE UU, que ha centrado en los últimos años todos los esfuerzos en su contención de cara a potenciar la competitividad de su industria. En esta línea, ha puesto de manifiesto que en Europa se debería “o eliminar de las tarifas aquellos conceptos que nada tienen que ver con el servicio, como impuestos, tasas y obligaciones varias, o crearse un sistema de apoyo a las energías renovables neutral por tecnologías, lo que favorecería el crecimiento de las más maduras”.

Asimismo, y de cara a mejorar la seguridad del suministro y disminuir la dependencia energética, ha asegurado que hay que fomentar la construcción de nuevas interconexiones; maximizar la utilización de los activos existentes; retribuir adecuadamente la capacidad de respaldo del incremento de las fuentes renovables y promover las inversiones para introducir las nuevas tecnologías inteligentes a la distribución. Asimismo, ha dicho que es esencial racionalizar la normativa de lucha contra el cambio climático, apostando por la reducción de emisiones, para lo cual es fundamental que el mercado funcione correctamente.