Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cuánto puedo ahorrar planificando mi menú semanal?

En alimentación, tener claro qué es lo que queremos y qué necesitamos es la clave del ahorro

Saber elegir es fundamental a la hora de reponer la nevera.
Saber elegir es fundamental a la hora de reponer la nevera.

Alimentación y ahorro pueden ser unos conceptos muy amigables. “La alimentación es muy importante”, “come bien”, “no gastes el dinero en tonterías”, “esa marca es barata y de calidad” y otros tantos muchos comentarios así son escuchados a diario. En 2013, el gasto medio por hogar en alimentación y bebidas no alcohólicas, según la Encuesta de Presupuestos Familiares del Instituto Nacional de Estadística, fue de 4.098 euros, cantidad nada desdeñable ya que es la segunda partida con más peso en el gasto familiar (representando un 15,1% del presupuesto) y sobre la que aplicando una serie de sencillos hábitos es posible conseguir un ahorro.

Aquí entra en juego un factor vital que es la organización. En cualquier ámbito, la organización es útil de cara a afrontar momentos de la vida más o menos importantes. En el caso concreto de la cesta de la compra, la organización y planificación va a ser de gran ayuda para conseguir reducir gastos. Tener claro qué es lo que queremos y qué necesitamos para conseguirlo es la clave del ahorro. Además, es importante escoger aquel medio de pago que beneficie a la hora de reducir gastos, como por ejemplo una tarjeta que no cobre comisiones de mantenimiento o que permita la retirada en efectivo en cualquier cajero.

Organizar, planificar, programar, planear, preparar, diseñar, estructurar… mil formas de llamarlo pero el mismo resultado: ahorro.

  • Si soy una persona solo… En estos casos el congelador es un magnífico aliado. Ahorrarás cocinando no solo una ración, sino cocinando más de una y congelándolas para poder “tirar de ellas” en próximos días. Ahorrarás tiempo ya que no tendrás que volver a ponerte a cocinar y también ahorrarás dinero ya que no consumirás electricidad o gas (según el tipo de cocina).
  • Si somos dos… Para estos casos, hacer una compra semanal basándose en una lista de la compra cerrada es lo ideal. De este modo se evitarán las tentaciones de comprar más artículos de los que hay anotados en la lista, y por lo tanto se ahorra en un gasto inesperado. Este consejo no es solo aplicable o recomendable cuando se es dos en casa sino que sirve para controlar de una manera más ajustada el gasto en todos los hogares.
  • Si somos una familia numerosa… Cuantos más integrantes, más gasto, por lo que aquí la planificación es clave. Saber de antemano el menú semanal ayuda a saber qué es exactamente lo que hay que comprar. En este caso, no dudar en ir a varios establecimientos en busca de las ofertas. Tampoco conviene recorrerse multitud de sitios ya que se terminará gastando más en combustible.

Formas de plantearse la compra de alimentos hay muchas (al día, semanalmente, mensualmente…), tan solo hay que encontrar la que mejor se ajuste a cada persona y a las necesidades de cada hogar. Sin olvidarnos de la opción más novedosa: la compra online. Comodidad y ahorro. Hoy día es posible realizar la compra a través de la web del propio establecimiento en cuestión o bien obtener el producto deseado después de haber sido comparado en varios establecimientos a través páginas con artículos de muchos establecimientos. El objetivo es poder reducir el gasto en alimentación de 4.098 euros expuesto anteriormente basando el ejercicio de ahorro en la planificación.

Más información