Suspendida la cotización de Espírito Santo hasta que haya recapitalización

La medida ha sido tomada tras caer otro 49% y anunciar Goldman Sachs que reducía su participación en el banco

Filas para usar los cajeros de una filial del Banco Espírito Santo en Lisboa.
Filas para usar los cajeros de una filial del Banco Espírito Santo en Lisboa.REUTERS

 La Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios de Portugal (CMVM) suspendió el viernes la negociación de las acciones de Banco Espírito Santo (BES) cuando sufrían un nuevo desplome. El organismo lo atribuyó al hecho de que se está a la espera de una “información relevante” que no puede ser otra que una recapitalización que frene la incertidumbre que vive el banco desde hace un mes. La entidad, con graves pérdidas, tiene problemas para hallar fondos privados de forma tan urgente, por lo que la inyección pública parece inminente.

Más información
Las bolsas europeas retroceden tras la caída del BES y el impago argentino
El Banco Espírito Santo urge capital privado para evitar la intervención
El Banco Espírito Santo pierde 3.577 millones de euros en el semestre

Las acciones de BES sufrían el viernes un nuevo castigo en la Bolsa de Lisboa, donde han bajado un 73% durante la semana hasta marcar un nuevo precio mínimo histórico intradía de 0,101 euros, dejando la valoración bursátil del BES en 568 millones de euros.

Antes de la suspensión, la CMVM había informado de que Goldman Sachs reducía su participación en el banco por debajo del umbral del 2% el pasado 23 de julio. Goldman se deshizo el 23 de julio de 4,44 millones de acciones (que valían cinco veces más que este viernes), reduciendo su participación a 107,18 millones en acciones e instrumentos financieros, que equivalen al 1,91% del capital.

No fue la única de las malas noticias del BES y sus circunstancias. Otra sociedad del grupo Espírito Santo ha solicitado la suspensión de pagos en Luxemburgo. Se trata de ESFIL, propiedad 100% del ESFG que, a su vez, tiene el 20,1% en el BES. Es la cuarta sociedad de la familia que solicita la protección ante los acreedores. Antes lo habían hecho ESI, Rio Forte y ESFG. Y por la tarde hacía lo propio, pero en Portugal, ESFP, Espirito Santo Financial Portugal, 100% propiedad de ESFG.

El banco ya vale siete veces menos que las pérdidas semestrales anunciadas el miércoles

El miércoles en la presentación de resultados, su nuevo presidente ejecutivo, Vítor Bento, anunciaba un plan de futuro que pasaba por la venta de activos (que cada vez valen menos) y una ampliación de capital, preferentemente privado. Sin embargo, ni informaba de la cuantía de la ampliación, ni plazos, ni siquiera la convocatoria de la junta general de accionistas que es la que debe aprobar los planes e, incluso, confirmar a los nuevos cargos directivos, impuestos por el Banco de Portugal.

La suspensión de la cotización se ordenó una hora antes de que cerrara la bolsa debido a un incremento espectacular de las órdenes de venta a raíz de la noticia de que Goldman Sanchs había reducido su participación en el BES. Se espera que el banco anuncie el domingo el plan de recapitalización con dinero público mientras se conoce la situación real del banco.

Clientes preocupados

Una vez más, la velocidad de los acontecimientos va cogiendo a contrapié a las autoridades bancarias del país, así como a los directivos del BES. El Banco de Portugal ha fomentado desde el primer momento la entrada de capital privado en la entidad, pero la urgencia, sin haber finalizado la auditoría forense del banco, favorece que el capital sea público y más concretamente del fondo europeo de estabilización. Se necesitan, ya, 3.000 millones de euros.

Además, más de 200 clientes del banco han recurrido a la Asociación de Defensa de Clientes Bancarios (ABESD) porque no consiguen que les reembolsen su dinero, según ha informado la agencia Lusa. El presidente de la asociación, Luís Vieira, ha explicado que la mitad de estos “pequeños inversores” compraron papel comercial de empresas del Grupo Espírito Santo (como ESI, ESFP o Rio Forte), desconociendo los riesgos que implicaba.

El correo de la asociación, formada la semana pasada, ya ha recibido más de 1.000 mensajes preguntando por la crisis del banco y quejándose de que no conseguían rescatar el dinero invertido en esos productos. Según Vieira, estos productos fueron comercializados, tanto en Portugal como en el extranjero, como de bajo riesgo y de capital garantizado, pero en realidad son productos de sociedades de GES que están en suspensión de pagos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS