El fondo de rescate pierde 2.787 millones en 2013 tras sanear más bancos

El deterioro de Novagalicia, Catalunya Banc y Banco Gallego hunden las cuentas

El presidente del FROB, Fernando Restoy.
El presidente del FROB, Fernando Restoy.EFE

El saneamiento de un banco no es una operación que se cierra y queda concluida. Si la economía sigue deteriorándose, los balances de las entidades nacionalizadas, o con ayudas públicas, afloran más pérdidas. A estos problemas ha hecho frente el fondo de rescate o Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que registró unas pérdidas de 2.787 millones en 2013. Estos números rojos se unen a los del ejercicio anterior, que alcanzaron el récord de 26.060 millones.

El organismo dependiente del Banco de España justifica este resultado por el margen financiero negativo y las nuevas dotaciones a provisiones por garantías concedidas.

Fuente: FROB.
Fuente: FROB.EL PAÍS

Según explicó en la memoria y en el comunicado, el FROB se anotó unas pérdidas de 1.651 millones con la venta de Novagalicia al grupo venezolano Banesco, (aunque el agujero total supera los 8.050 millones, que pueden aumentar por las coberturas firmadas); 552 millones por el deterioro de Catalunya Banc, entidad que aún no ha conseguido vender y 245 millones por el traspaso del Banco Gallego. Estas tres entidades supusieron al fondo público un quebranto de 2.448 millones, que pudo compensarse sólo parcialmente porque la participación del Estado en BFA-Bankia se revalorizó en 709 millones y la de BMN en 10 millones. El FROB no se ha anotado los beneficios de la venta del 7,5% de Bankia porque se vendió en febrero de este año.

Sin embargo, el auditor parece tener dudas de estos deterioros en los 552 millones de saneamiento de Catalunya Banc. A efectos contables, para el FROB tiene un valor contable de 1.858 millones. “El valor recuperable de esta inversión, a efectos de determinar su deterioro, se ha calculado a partir del patrimonio neto consolidado”. Como el FROB ha iniciado el 2 de junio el proceso de venta, “por motivos de confidencialidad inherentes a este tipo de trasacciones, ha decidido no hacer pública su estimación del precio de venta que considera podría obtener tras las prospecciones del mercado que ha llevado. Consecuentemente no nos ha facilitado información sobre el mismo. No nos ha sido posible evaluar si el importe por el que se encuentra registrada la citada participación equivale a su valor recuperable”.

Las únicas aportaciones positivas llegan de Bankia y de BMN

Además del saneamiento, el FROB hizo frente en 2013 a provisiones por garantías concedidas que suman 668 millones, entre las que destacan los 247 millones por Novagalicia y 188 millones por Banco Ceiss, y obtuvo un margen financiero negativo.

Entre los principales movimientos en los estados financieros del FROB en 2013 está la inyección de capital en BMN, por 730 millones, la suscripción de bonos para Liberbank (124 millones), para Banco Ceiss (604 millones), que ha quedado en manos de Unicaja, y 407 millones para el Grupo Caja3, que ya es propiedad de Ibercaja.

Con todos los movimientos en los estados financieros, las pérdidas del organismo se elevaron hasta los 2.787 millones.

El auditor pone una excepción porque no se ha evaluado a la entidad catalana

Sin embargo, el FROB no ha hecho ninguna dotación adicional por las garantías concedidas por esquemas de protección de activos que blindan al comprador de buena parte de las pérdidas que se originen en una cartera crediticia de la entidad que adquiere.

En 2013 también se produjo la entrada en el capital de Sareb, el banco malo, mediante la suscripción por parte del FROB de 381 millones de deuda subordinada y 108 millones en acciones ordinarias, y el fondo considera que no es necesario realizar ninguna dotación porque “no se ha producido deterioro alguno”.

Otra de las operaciones que quedan reflejadas en las cuentas del fondo de rescate español fue la amortización de deuda por volumen de 2.150 millones con motivo del vencimiento de un bono emitido por el propio FROB.

Por último, el organismo destaca que dispone de una “cómoda posición de tesorería” para hacer frente a sus compromisos a medio plazo que asciende 6.750 millones de euros, invertidos en deuda del Estado, depósitos líquidos en entidades de crédito y en liquidez en el Banco de España.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS