La Fed mantiene la estrategia de repliegue pese al temor inflacionista

Yellen reduce las compras de activos pero cree que la economía no crece bastante para subir tipos

La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, en el Senado de EE UU.
La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, en el Senado de EE UU.J. Scott Applewhite (AP)

Los miembros de la Reserva Federal están de acuerdo en que el programa de compra de deuda tiene que acabar. Eso sucederá en octubre si se mantiene el ritmo del repliegue. Con ese objetivo, el banco central de EE UU decidió un nuevo recorte de 10.000 millones de dólares, el quinto consecutivo, que deja el estímulo a 35.000 millones mensuales. Pero el equilibrio interno corre el riesgo de tambalearse conforme se acerca el momento de subir los tipos.

Christine Lagarde bendecía el lunes desde el Fondo Monetario Internacional la estrategia de mantener los tipos de interés cerca del 0% mientras el mercado laboral esté lejos de una situación de pleno empleo y la inflación se muestre contenida. Era su manera de mediar en un debate que se libra en Wall Street y de forma callada en el seno de la autoridad monetaria. Por eso Lagarde vuelve a pedir que en medio de la incertidumbre, la Fed se explique.

Si la economía repunta con fuerza tras la contracción del primer trimestre, será difícil para la Fed justificar los tipos al 0% y mantener un balance con activos valorados en cerca de 4,5 billones. El acta de la última reunión ya reflejó que hay una discusión interna sobre los mecanismos que se deben utilizar para volver a la normalidad monetaria. Pero no se adoptó ninguna decisión. Lo complicado no es lo qué hacer, sino decidir cuándo empezar.

El último dato de inflación elevó el interés en este encuentro. Los precios subieron cuatro décimas en mayo, tras hacerlo tres en abril. La tasa anual se eleva al 2,1% cuando hace ocho meses estaba en el 1%. Es un nivel que está dentro de los parámetros de tolerancia de la Fed. Más baja, no beneficia a la economía. Para Janet Yellen, presidenta de la Fed, se estabiliza más que se acelera. Sin embargo, en Wall Street anticipan que el alza de tipos llegará antes de lo esperado.

Recorte del crecimiento

El comunicado final muestra que la economía progresa con moderación. En sus previsiones refleja ahora un recorte del crecimiento al 2,2% este año, frente al 2,9%. Sin embargo, las retoca al alza ligeramente del lado de la inflación, lo que sin duda va a alimentar el debate sobre tipos. Aún así, la conclusión del equipo que dirige Janet Yellen es que los riesgos están equilibrados y eso anticipa que no habrá cambio de estrategia durante lo que queda de 2014.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Yellen se expresó después en rueda de prensa con un tono optimista aunque siempre cauto, porque el robusto crecimiento que esperaba la Fed no termina de materializarse y los datos publicados del segundo trimestre no muestran un repunte tan fuerte. Para ella lo razonable es dejar un tiempo de margen hasta el fin de los estímulos y esperar a mediados del año próximo para empezar a subir tipos. No parece que la inflación le preocupe tanto en este momento.

La presidenta de la Fed volvió a hacer referencia a la moderación que desde hace seis meses acosa el sector inmobiliario y que ya no se justifica solo con el efecto de la crudeza del invierno. La construcción de nuevos inmuebles cayó un 6,5% en mayo mientras que los permisos para lanza nuevos proyectos los hicieron un 6,4%. Yellen repite que sigue de cerca la situación, porque la vivienda es ahora un riesgo para el crecimiento económico.

Proyección de tipos

En cuanto al paro, anticipa que podría bajar al 6% para final de año y acercarse al 5% en 2016. Es decir, para la Fed la economía avanza lo suficientemente rápido para justificar el repliegue de los estímulos artificiales pero no tanto como para considerar en este momento un encarecimiento del precio del dinero. Entre los 17 miembros de la Fed, la mayoría ve los tipos de interés en el 1,25% para finales de 2015 y cerca del 2,5% al acabar 2016 algo más rápido de lo esperado. Llegaría al 3,75% en 2017, en este caso más bajo.

Yellen repitió que no hay un curso predeterminado a la hora de guiar la política monetaria y que se fijará en múltiples indicadores del lado del empleo y de la inflación al adoptar sus decisiones. Es más, dijo que el alza de tipos podría retrasarse si el crecimiento económico es más lento de lo anticipado por el consenso del comité. En cualquier caso, garantizó que la Fed dispone de los instrumentos para prodecer al alza de tipos de una manera "controlada" cuando sea "necesario".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS