Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tesoro emitirá este año 10.000 millones menos de lo previsto

El ministro de Economía, Luis de Guindos, avanza el nuevo objetivo, que relaciona con el “aumento de la recaudación”

El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante su intervención hoy. Ampliar foto
El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante su intervención hoy. EFE

La deuda pública todavía aumenta, camino de traspasar la frontera del 100% del PIB. Pero lo hará este año a un ritmo menor, o al menos eso anticipa el objetivo de emisión del Tesoro. La previsión inicial del organismo estatal, de 65.000 millones de euros, se redujo a 59.000 millones hace poco más de un mes. Y este martes, en un acto organizado por el semanario The Economist, ha sido el ministro de Economía, Luis de Guindos, el que ha anticipado un nuevo objetivo de 55.000 millones.

Guindos atribuyó este segundo descenso en el objetivo de emisión de deuda del Tesoro, 10.000 millones de euros inferior al inicial, “al aumento de la recaudación”, que permitirá reducir el déficit público estatal algo más y, por tanto, bajar también las necesidades de financiación. De hecho, para el conjunto de las Administraciones, el Ejecutivo de Rajoy proyecta ahora un déficit del 5,5% del PIB, tres décimas inferior al pactado con la Comisión Europea.

En un coloquio con el periodista de The Economist, Michael Reid, Guindos relacionó “la mejora de la economía española con la mejora de las condiciones financieras de la economía”. El ministro de Economía concedió que esa mejora aún no ha llegado a las pequeñas y medianas empresas, pero se mostró confiado en que las medidas que va a tomar el Banco Central Europeo este jueves contribuyan a acabar con la fragmentación del crédito para las pymes.

“Estamos es un contexto de inflación baja con riesgos de apreciación del euro. El BCE ha asumido que el tipo de cambio influye en la política monetaria, y es plenamente de lo que se necesita, pero tiene más dificultades que el Banco de Inglaterra o la Reserva Federal”, dijo, en referencia a la falta de un mercado europeo de titulizaciones de deuda de pymes, en el que el banco central pueda intervenir para inyectar directamente liquidez.

Guindos negó que sea necesaria una nueva reforma laboral más allá de la ya aprobada en 2012, a la que atribuyó las “ganancias de competitividad, que van a seguir produciéndose”. Asumió que, con una tasa de paro del 25%, la tasa potencial de crecimiento de la economía española “debe estar próxima al 3%”, un objetivo al que el Gobierno pretende contribuir “insistiendo en el camino de las reformas”.