Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia allana el camino para retomar el juicio a Silva por prevaricación

El proceso, que fue suspendido el pasado 24 de abril, deberá comenzar desde el principio y podrá celebrarse antes de agosto

Silva, a la salida del TSJM, durante el pasado abril. Ampliar foto
Silva, a la salida del TSJM, durante el pasado abril.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha allanado el camino para reemprender el juicio por prevaricación a Elpidio José Silva durante su investigación al expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, al rechazar la abstención del presidente de la sala que lo juzgaba, Arturo Beltrán.

En un auto, la Sala Civil y Penal considera "no justificada" la petición de Beltrán de apartarse de la causa, una vez que el tribunal madrileño había aceptado la recusación planteada por el acusado contra su compañera María Tardón para "preservar la imagen de la Justicia", dada su pertenencia a la Asamblea General de Caja Madrid entre 1999 y 2005. Fuentes jurídicas apuntan a que el juicio, que fue suspendido el pasado 24 de abril tras concluir su cuarta sesión, deberá comenzar desde el principio, y podrá celebrarse antes del mes de agosto.

No obstante, las fuentes consultadas vaticinan que Silva, que el domingo pasado fracasó en su aspiración de entrar en el Parlamento Europeo al frente del Movimiento Red, prosiga con la estrategia defensiva de ruptura con el nuevo abogado que nombre, ya que el anterior, Cándido Conde-Pumpido Varela, renunció a representarle.

En todo caso es la nueva sala que juzgará a Silva, formada por dos de los magistrados que la componían anteriormente -el propio Beltrán y Eduardo Urbano- y José de la Mata, la que fije el calendario y la que decida si empieza desde el principio.

Beltrán solicitó apartarse dado que la vista debería muy probablemente arrancar de cero, y él ya había participado en cuatro sesiones en las que se interrogó al acusado y a varios testigos, entre ellos Blesa, y rechazó varias de las cuestiones previas planteadas por el juez, actualmente suspendido de sus funciones por el Consejo General del Poder Judicial.

En opinión de Beltrán, ello implicaba que ya tenía conocimiento de la causa y un "gravísimo riesgo de formar criterio en detrimento de la debida imparcialidad" si seguía presidiendo el tribunal.

Previamente, la sala especial de recusaciones del TSJM ya se había negado a aceptar la que Silva planteó contra Beltrán al entender que sobre este magistrado no existen "dudas o sospechas objetivamente justificadas" que pongan en tela de juicio su imparcialidad.

En esta ocasión, el TSJM subraya que Beltrán "ha tenido un contacto previo con el objeto del procedimiento" y ha tomado varias decisiones en el seno del mismo, pero que esto no ha afectado "de ninguna manera" a su imparcialidad y no ha realizado una "emisión anticipada de un veredicto de culpabilidad o de un juicio de imputación".

Según el TSJM, la formación de criterio de un tribunal "solamente tiene lugar cuando el mismo ha deliberado y decidido a la vista del contenido del plenario, es decir, del conjunto de la prueba practicada y las alegaciones de las partes".

"En definitiva, las decisiones que el tribunal o su presidente hayan podido adoptar durante la celebración del juicio oral no comprometen su imparcialidad objetiva, siempre que no impliquen haber tomado contacto con el fondo del asunto formando criterio sobre el mismo", resalta el auto de la sala.

A ello añade que Beltrán no adoptó ni exteriorizó ninguna decisión que "pudiera entenderse como una postura a favor o en contra de alguna de las partes" y nada hace sospechar que pueda ser parcial en el nuevo juicio.