El grupo Espirito Santo Internacional está en “una situación financiera grave”

El auditor concluye que la matriz del grupo presenta "irregularidades contables importantes" El principal problema está en las dudas de si podrá pagar cerca de 1.000 millones de deuda

Oficinas de Espirito Santo en Barcelona
Oficinas de Espirito Santo en BarcelonaJoan Sánchez

La matriz del banco portugués Espirito Santo presenta “una situación financiera grave” e “irregularidades contables importantes”, según concluyó el auditor tras un examen minucioso de los números. La advertencia sobre el holding Espírito Santo Internacional (ESI) está incluida en el folleto de emisión de una ampliación de capital del banco por 1.045 millones de euros y que fue depositado a última hora de la noche del martes en la CNMV lusa.

Bajo un epígrafe que reza que la situación financiera de la entidad puede afectar a la reputación del Banco Espírito Santo y a la cotización de sus acciones, la entidad reconoce que ESI fue sometido a un examen por un auditor externo entre el 30 de septiembre y el 31 de diciembre del pasado año con vistas a iniciar una reestructuración, superar sus dificultades financieras y reembolsar deuda, principal problema de la sociedad bajo sospecha.

En su análisis, KPMG recuerda que a 19 de mayo ESI tenía emitidos títulos de deuda por 959 millones entre inversores institucionales y no institucionales clientes del banco, que fue el que los vendió. A cierre de 2013, la cifra superaba los 3.000 millones. Este pasivo, señala el auditor, está garantizado por el Espírito Santo Financial Group (ESFG), a la sazón propietario del banco dirigido por Ricardo Salgado y ha obligado a la entidad a apartar 700 millones.

A este respecto, el documento explica que “aunque la entidad no es responsable de la situación financiera de ESI o de ESFG, el banco ha puesto en marcha medidas para salvaguardarse en caso de un eventual incumplimiento” de los pagos. Los problemas, reconoce el grupo, pueden venir de un “agravamiento de su situación financiera y de las irregularidades detectadas en sus cuentas”.

La pasada semana, el banco reportó unas pérdidas netas de 89 millones de euros en el primer trimestre. Con vistas a reforzar capital y superar los mínimos exigidos al sector en las nuevas pruebas de resistencia, anunció la ampliación por 1.045 millones. Tal y como ha sucedido con el conjunto del sistema financiero portugués, la crisis y los recortes impuestos a raíz del rescate europeo han dañado seriamente las cuentas de las entidades.

La noticia de los problemas en el consorcio financiero del Espírito Santo, precisamente, se conocen pocos días después de confirmarse la salida limpia del país del rescate. Esto es, sin necesidad de una línea de crédito preventiva. Este miércoles, además, el país ha realizado su primera emisión de deuda tras concluir el programa de ayuda. La adjudicación, a través de la cual el Tesoro luso ha colocado 1.000 millones a un año, se ha cerrado con un ligero alza de los tipos de interés.

En concreto, el Tesoro luso vendió 100 millones de euros en letras con vencimiento el 22 de mayo de 2015 a un tipo de interés medio del 0,617%, cifra superior al 0,597% abonado en la última subasta similar celebrada en abril, en la que colocó 925 millones de euros.

Archivado En:

Te puede interesar

Juegos

Lo más visto en...

Top 50