Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

¿Está cambiando el ciclo del empleo?

Comparando los datos de la Encuesta de Población Activa del primer trimestre de 2014 con las predicciones sobre ellos realizadas en el Boletín de Inflación y Análisis Macroeconómico (BIAM) de la Universidad Carlos III se tiene que, aunque la tasa de paro 25,9% —5,93 millones de personas— se ha comportado según lo predicho, la población activa, la suma de ocupados y parados, ha caído, 187.000 personas, fuertemente por debajo de la predicción de solo 17.000.

Dicha población medida en tasa sobre el total de personas en edad de trabajar venía creciendo desde el principio de la muestra, 2002, y se estabilizó sobre el 60,5% hace unos siete trimestres. Desde entonces ha venido decreciendo, haciéndolo de forma apreciable en el trimestre que analizamos, en el que ha alcanzado el valor de 59,5%.

Es decir, además de los parados, en la economía española hay sobre un 40% de inactivos, lo que indica que mucha gente desiste de buscar empleo. En tanto en cuanto a los inactivos, además de los parados, no se les facilite su inmersión en procesos de capacitación profesional sólidos, esta característica del mercado de trabajo español será preocupante, ya que sin formación estos colectivos tendrán muy difícil un acceso estable al mercado laboral. Prevemos que la población activa seguirá disminuyendo lentamente a lo largo de 2014 y 2015 y que la tasa de inactivos se situará sobre el 40% en esos años.

El número de empleados también ha sorprendido a la baja. Puesto en tasa sobre la población en edad de trabajar se observa que desde el valor máximo de 54,7% —20.753.400 puestos de trabajo— alcanzado en el tercer trimestre de 2007 ha ido cayendo sistemáticamente hasta estabilizarse en el 44,5% en los tres últimos trimestres de 2013. En el primer trimestre de este año esta tasa ha registrado una caída adicional muy apreciable quedándose en el 44%, frente al 44,4% que preveíamos. Cabe destacar como colectivo más afectado por la crisis al de los trabajadores menores de 25 años, que han visto destruido el casi el 67% del empleo que mantenían en el máximo de ocupación.

Por otra parte, el empleo en términos absolutos viene registrando desde finales de 2012 tasas anuales de variación cada vez menos negativas, habiendo incluso crecido anualmente las afiliaciones a la seguridad social en el primer trimestre de este año. Este cambio en el ciclo del empleo que las cifras anteriores muestran ignora que en ese período el número de personas en edad de trabajar ha disminuido. Si en lugar de los niveles se analiza la tasa de empleo, puede observarse que ha bajado este trimestre otra vez desde niveles mínimos históricos, lo cual descarta por el momento la existencia del cambio de ciclo.

En términos absolutos en el BIAM se predice un crecimiento anual medio del empleo sobre el 0,6% en 2014 y del 1,6% en 2015, año en el que el empleo medio sería algo superior a los 17 millones y medio. Teniendo en cuenta la evolución decreciente prevista de la población, la tasa de ocupación media se situaría en el 44,9% y el 45,9% en los dos próximos años, con lo que manteniéndose lejana del 54,7% mencionado, supondría un punto de giro respecto al mínimo de este trimestre. Es decir, según este análisis no se ha producido todavía un cambio en el ciclo del empleo aunque se prevé que ocurra en el trimestre actual, pero a una velocidad lenta, esperándose una tasa de empleo del 46,3% a finales de 2015.

Antoni Espasa es catedrático y director del Boletín de Inflación y Análisis Macroeconómico (BIAM), Universidad Carlos III, y José Domingo Roselló es coordinador del BIAM.

Más información