El déficit del Estado cae hasta el 0,94% en el primer trimestre

El desfase presupuestario de la Administración Central es peor que el registrado entre enero y marzo de 2011

El déficit público del Estado —la diferencia entre los gastos e ingresos públicos— fue de 9.881 millones de euros durante el primer trimestre de 2014, lo que representa el 0,94% del PIB, según los datos publicados este martes por el Ministerio de Hacienda elaborados con criterios de Contabilidad Nacional, el método homogéneo fijado por Bruselas.

La desviación presupuestaria registrada por la Administración central supone un descenso de 779 millones de euros entre enero y marzo de este año. Si el Gobierno mantuviera este ritmo de descenso del déficit apenas llegaría a cumplir con el objetivo impuesto por la Comisión Europea en el 5,8% del PIB para el conjunto de las administraciones públicas y del 3,7% para la Administración central. El año pasado el déficit público total cerró en el 6,62% y el de la Administración central, en el 4,33%. Según los objetivos marcados por Bruselas, el Estado tendría que reducir los números rojos en 6,3 décimas del PIB, unos 6.300 millones de euros.

No obstante, la senda de reducción del déficit está afectada por una fuerte estacionalidad ya que en los primeros meses se concentra una parte importante del gasto público. De hecho, el déficit de marzo es menor que el registrado en febrero, unos 2.500 millones menos.

Además, el déficit del Estado difundido este martes es peor que el registrado en el mismo periodo de 2011 bajo el Gobierno socialista de Zapatero, cuando el desfase presupuestario cerró marzo con 10.680 millones de euros, según el Informe Principales Indicadores de la Actividad Económica del Estado correspondiente a marzo de 2014.

El desfase presupuestario —cuya evolución está bajo la lupa de Bruselas ante los repetidos incumplimientos— es el resultado de un gasto de 41.176 millones, que supone un crecimiento del 1,4% sobre el mismo trimestre de 2013. Los ingresos ascendieron a 31.295 millones, un aumento del 4,6%.

La reducción del déficit del primer trimestre se está produciendo por el efecto de las subidas aprobadas por el Gobierno el año pasado que han tenido un impacto en la recaudación de 1.741 millones, según el informe de recaudación difundido por la Agencia Tributaria.

La buena evolución de los ingresos fiscales procede de los impuestos medioambientales que suman 527 millones para las arcas públicas. En estos se incluyen los nuevos impuestos sobre la producción de energía eléctrica y los cambios en el tributo sobre hidrocarburos y del impuesto sobre el carbón.

Además, el mejor comportamiento de la actividad económica ha impulsado la cosecha en el IRPF. El impuesto sobre la renta crece un 5,4% en términos homogéneos —eliminando el efecto del calendario y las devoluciones— gracias a una restricción de los aplazamientos de las retenciones de las empresas y el cobro de deudas que las Administraciones Públicas mantenían con la Agencia Tributaria.

Las comunidades se desvían

Por otro lado, el Ministerio de Hacienda también divulgó este martes los datos de déficit de las comunidades autónomas hasta febrero, que arrojaron unos números rojos de 1.805 millones, equivalentes al 0,17% del PIB. Esta cifra es mayor a la registrada en el mismo periodo de 2013. Extremadura con un déficit del 0,45%, Murcia (0,46%) y Andalucía (0,33) son los territorios que presentan peores registros.

Los números rojos de las autonomías no deberían superar el 1% del PIB, según la senda de consolidación comprometida con Bruselas, pero algunas comunidades mantienen desajustes preocupantes. Sobre todo porque el año próximo hay elecciones autonómicas y ya admiten que será difícil controlar el gasto en el segundo tramo del año.

Sobre la firma

J. S. GONZÁLEZ

Redactor jefe de Economía y Negocios en EL PAÍS. Estudió Económicas y trabajó cinco años como auditor. Ha cubierto la crisis financiera, contado las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el rescate a España y las reformas de las políticas públicas de la última década. Ha cursado el programa de desarrollo directivo (PDD) del IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS