El superávit comercial de la zona euro se mantiene en máximos al inicio de 2014

Fue el mes de febrero más exportador desde el arranque de la zona euro, hace década y media

Fue el mes de febrero más exportador desde el arranque de la zona euro, hace década y media. Según los datos distribuidos este martes por la agencia estadística europea, Eurostat, los Dieciocho vendieron mercancías fuera del área común por un valor de 153.334 millones de euros en febrero de este año, un 3% más que en el mismo mes de 2013.

La balanza comercial (la diferencia entre exportaciones e importaciones de mercancías) también arrojó el mayor superávit en un mes de febrero desde el inicio de la zona euro, al alcanzar los 13.600 millones. A esta nueva mejora del saldo comercial contribuyó el ínfimo crecimiento de las importaciones (139.734 millones) respecto a febrero de 2013.

El filtro estadístico que emplea Eurostat para corregir las influencias estacionales sobre el comercio internacional y la diferencia en los días laborables de un año a otro para facilitar una comparación homogénea refleja que el comercio exterior de la zona euro sigue en los niveles récord con los que cerró 2013. Con esa corrección estadística, el pasado febrero habría sido el tercer mes más exportador desde el inicio del euro (solo detrás de marzo y noviembre de 2013), y también, el tercero con mejor saldo comercial (tras agosto de 2012 y marzo de 2013).

El detalle de los datos de enero —Eurostat no dispone aún del desglose para febrero— refleja la confluencia que ha hecho posible estos registros históricos. Alemania, pese a los requerimientos de Bruselas para que incentive la demanda interna, aumenta mes a mes su superávit comercial. Y, al mismo tiempo, países como España y Grecia, que acumularon saldos negativos antes de la crisis, los reducen ahora a marchas forzadas, con sus empresas volcadas en arañar en los mercados exteriores lo que no logran dentro.

El resultado es que la zona euro, que habitualmente arrojaba saldos muy equilibrados, es un bloque económico con superávits comerciales crecientes: los intercambios favorables con Reino Unido y Estados Unidos se amplían, mientras que los déficits con China y Rusia retroceden mes a mes.

Este superávit comercial es una de las razones que está detrás de la apreciación del euro, anclado en las últimas semanas en los 1,38 dólares, el nivel más alto en dos años y medio. El reiterado compromiso del Banco Central Europeo de poner en práctica nuevas medidas de estímulo monetario si la inflación sigue baja, apenas ha restado unos centavos en los últimos días.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS