Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No tengo remedio, qué le voy a hacer”

El ministro de Hacienda anuncia una medida y se ve obligado a aclararlo 35 minutos después

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha vuelto a meterse en un lío. Este lunes, ha anunciado una bajada de impuestos para las madres trabajadoras y se ha visto obligado a aclarar la medida en apenas 35 minutos. El ministro se matizó en el tiempo que tardaron los comensales en dar cuenta de los dos primeros platos del almuerzo organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) y PwC sobre las novedades fiscales de 2014.

Durante su primera intervención, ante un público cuajado de directivos de empresas, abogados y economistas, el ministro aseguró: “No renuncio a hacer un impuesto nuevo, diferente. Un impuesto negativo sobre la renta, como ya hicimos en su momento para el caso de la mujer. Somos el único país que lo hizo y ahora estamos en condiciones de volver a intentar introducir elementos muy significativos en el sistema tributario”. El ministro no aportó más detalles sobre el alcance de la medida, que ya existe. Las trabajadoras que tienen un hijo de menos de tres años disfrutan de una deducción de 100 euros al mes en el IRPF. Para las que tienen rentas más bajas, y pagan menos a Hacienda, la declaración les resulta negativa.

Tras el anuncio, el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, advirtió al ministro de su error mediante una conversación privada. Había dado a entender que la medida era una novedad cuando ya existía. Montoro esperó al turno de preguntas para aclarar que la medida avanzada unos minutos antes ya está en vigor. “Ya existe esto, el anuncio que he hecho no es tal, lo siento, no he triunfado otra vez. No tengo remedio, qué le voy a hacer. Estamos para lo que estamos, no para hacer anuncios, sino para hacer política”, aseguró. “Tenemos un impuesto sexista en España, en el mejor sentido de la palabra”, bromeó el ministro.

Fuentes de Hacienda explicaron posteriormente que el Gobierno pretende incluir en la reforma fiscal que presentará en tres meses una mejora de la tributación de las familias y, por tanto, de las madres trabajadoras pero también de los contribuyentes con mayores o dependendientes a su cargo.

Las críticas al ministro no tardaron en llegar. La secretaria de política económica del PSOE, Inmaculada Rodríguez-Piñero, calificó como “sainete de mal gusto” el desmentido de Montoro a sí mismo. La dirigente socialista considera que el ministro “vuelve a demostrar su falta de seriedad y sensibilidad en un asunto tan serio como el fiscal, y más teniendo en cuenta que estamos ya en plena campaña de la Declaración de la Renta”.

Además, Rodríguez-Piñero insta a Montoro a dejarse “de gracietas” y a evitar “ridículos como este, que dañan el crédito de la Hacienda pública española que él representa”. Y zanjó: “Las mujeres no estamos para que hagan bromas a costa de nosotras. El único anuncio que quiere el PSOE es que el Gobierno reponga todos los recursos que recortado en la lucha contra la violencia de género”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >