Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España prorroga la moderación salarial

Los salarios bajan un 0,3% en el cuarto trimestre de 2013 sin contar con la paga extra

El sueldo medio por trabajador y mes se sitúa en 1.995,68 euros, según el INE

El secretario general de UGT, Cándido Méndez; el presidente del Consejo Económico y Social, Marcos Peña; la ministra de Empleo, Fátima Báñez; y el secretario genertal de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, durante la firma de un convenio esta semana en Madrid.
El secretario general de UGT, Cándido Méndez; el presidente del Consejo Económico y Social, Marcos Peña; la ministra de Empleo, Fátima Báñez; y el secretario genertal de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, durante la firma de un convenio esta semana en Madrid.

Los costes laborales volvieron a subir en el cuarto trimestre de 2013, según ha publicado este martes el INE. La subida, del 2,1% en tasa interanual, era una noticia más que anunciada en la medida en que el numeroso colectivo de los funcionarios cobró la extra de Navidad tras la supresión de esta paga en 2012. Sin embargo, el detalle de la encuesta de la oficina de estadística revela que, sin contar con las cantidades variables como las mismas pagas extra o los atrasos, los salarios siguen cayendo con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

El INE indica que el coste salarial, que comprende salario base, complementos salariales, pagos por horas extraordinarias, pagos extraordinarios y pagos atrasados, medidos en términos brutos, aumenta un 2,5% en tasa anual, hasta 1.995,68 euros por trabajador y mes por el efecto comparación de la extra a los trabajadores públicos. Sin embargo, sin contar con el variable, lo que la oficina de estadística llama el coste salarial ordinario, disminuye un 0,3%.

La moderación salarial, ya sea encubierta o la que aparece en la estadística, es un proceso que ha acabado rebajando las propias remuneraciones en España, sobre todo a raíz de los recortes aplicados entre los empleados públicos. A ello ha ayudado la reforma laboral, que facilita a las empresas descolgarse del convenio y optar por reducir salarios con vistas a evitar los despidos motivados un descenso de la actividad. El ajuste, además, solo se ha visto paliado desde el punto de vista del bolsillo de los asalariados por la caída de la inflación, que ronda el 0%. Este hecho ha evitado una pérdida mayor del poder adquisitivo de los trabajadores.

El Gobierno, tal y como ha vuelto a poner en evidencia este martes el ministro de Economía, Luis de Guindos, defiende la moderación salarial como vía para ganar en competitividad, superar uno de los grandes desequilibrios con los que España entró en la crisis y, con ello, recuperar el empleo. En opinión de Guindos, este fenómeno no solo "debe continuar", sino que además es un elemento "fundamental" para el cambio de percepción sobre la economía española.